PuroMarketing

El contenido de marca aporta información útil para los consumidores, siempre y cuando no tenga un marcado carácter de autopromoción; de lo contrario, puede deteriorar su confianza.

De este modo lo refleja el estudio de Kentico Software, donde destaca que el 74% de los consumidores confía en el valor y utilidad del contenido aportado por las empresas. En cambio, si dicha información contiene noticias centradas en las bondades de la empresa, o destacando sobremanera el lanzamiento de productos, dicha credibilidad descendería notablemente hasta el 29%.

Los concumisores no son tontos

Otro aspecto a tener en cuenta por parte de las marcas, a la hora de desarrollar su estrategia de contenidos es el acentuado espíritu crítico de los clientes. Nada menos que el 49% de ellos busca otras fuentes para contrastar la información aportada por las marcas. No contentos con eso, en el caso de no encontrar otros medios que refuten estos datos, el 46% de ellos opta por desconfiar de la información inicial.

De ahí la necesidad de aportar datos de valor, contrastados por varias fuentes, y contar con apoyos externos que den fe del contenido, y rompan una lanza en favor de las conclusiones aportadas por la marcas.

Por tanto, no es de extrañar que el 57% de los encuestados considere este contenido de marca más creíble en el momento en el que cuenta con el apoyo de fuentes independientes.

Otro detalle importante que aporta credibilidad a este tipo de contenido es que cuente con la recomendación de un familiar o amigo. El 69% de los participantes en la encuesta afirma que considera más digna de su confianza a aquella información referida por parte de su entorno más cercano.

Por todo ello, una estrategia de contenidos bien definida ha de aportar valor, contar con el beneplácito de influencers o medios de prestigio, y ser tan bueno que invite a compartir. Si se cumplen estas premisas, el contenido gozará de mayor credibilidad, y tendrá más posibilidades de viralización.