PuroMarketing

  • OPINIÓN
Consultora Freelance en Marketing de Contenidos y Redes Sociales. Más de veinte años dedicados al...

La Comunicación Interna se define con frecuencia como aquella que se dirige al "cliente interno", es decir, a los trabajadores. Como definición es buena aunque parte del error de considerar a los empleados como "clientes" y no como "socios". Que otros departamentos consideren "clientes" a los trabajadores, entra dentro de una visión estratégica avanzada y bien fundamentada, pero el Departamento de Marketing/Comunicación o desde aquel que se dirija la Comunicación Interna, debe considerar a los trabajadores como "socios" ya que ese es el principal objetivo de esta. Hacer que los trabajadores se sienta parte del proyecto empresarial.

Para alcanzar este objetivo, la Comunicación Interna cuenta con una gran baza, la propia naturaleza humana. Somos animales sociales y gregarios. Sentimos la necesidad de formar parte de un grupo. Esta necesidad de asociación es la que ha hecho que nuestra especie haya sobrevivido a lo largo de los siglos, ya que nos necesitamos unos a otros para subsistir.

Por tanto, si consideramos a los trabajadores como "socios" y no "clientes", la orientación de la Comunicación Interna cambia totalmente de perspectiva, buscando la complicidad de estos y haciéndoles sentir que el proyecto empresarial es "su proyecto", que la reputación de la empresa es también "su reputación" y que los logros y éxitos de esta también son "sus logros y éxitos".

Una de las herramientas más útiles con la que cuenta la Comunicación Interna es la Newsletter. Si consideramos a todos los trabajadores como socios de un proyecto, ¿cómo deberemos orientar su contenido?

INFORMAR

Tenemos que informales de los logros conseguidos como nuevos clientes, nuevos contratos, casos de éxitos, etc. También debemos incluir información relativa a resultados, eventos realizados, campañas en marcha, etc. Es decir, asegurarnos que todos los empleados saben qué se está haciendo y cómo se hace.

COMPARTIR

Todas las empresas tienen un proyecto de futuro. Expectativas de hacia dónde quiere ir y cómo hacerlo. Las empresas deben compartir esta información con los empleados.

Sabemos que no siempre se puede contar todo pero a veces, las empresas recelan en exceso de informar a los trabajadores. Esto hace que en muchas ocasiones, estos no sepan hacia dónde va la empresa y no comprendan muchas de las decisiones que se toman por parte de la dirección.

No se trata de contarlo todo. Se trata de contar aquello que no consideremos información sensible y que pueda hacer entender mejor a los empleados la estrategia que sigue la empresa, en su gestión del negocio.

ACERCAR

La dirección debe participar activamente en la Comunicación Interna. Deja un espacio para que escriba en la Newsletter. Comentar los logros del departamento o felicitaciones a los equipos (esas felicitaciones que normalmente se hacen en privado), es una forma de hacerla más cercana a toda la plantilla.

IMPLICAR

Deja también un espacio en la Newsletter para que participen los empleados. Permite que sean ellos mismos los que propongan la temática. Seguro que te sorprenden. Desde el departamento que gestiona la Newsletter solo tendrán que corregir estilo literario, de ser necesario, y filtrar para publicar los post o artículos que sean más interesantes.

Desde cada departamento, desde cada puesto de trabajo, hay una visión distinta del negocio. Exponer las distintas visiones públicamente, puede ayudar a que se conozcan mejor los departamentos entre si y que exista una mayor empatía entre ellos.

En definitiva, la Comunicación Interna es principalmente una herramienta para que el espíritu corporativo sea compartido por todos y todos sientan ya no solo que forman parte de la empresa, sino que son empresa.

¿Y vosotros, qué orientación creéis debe tener una Newsletter de Comunicación Interna?

Consultora Freelance en Marketing de Contenidos y Redes Sociales. Más de veinte años dedicados al...