PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

En los últimos años, el marketing de contenidos se ha posicionado de una forma destacada en la estrategia de marketing. Los marketeros han aceptado que los contenidos les permiten ofrecer a sus consumidores muchas de las cosas que buscan, como por ejemplo valor añadido, logrando además destacar por encima de la competencia y por encima del ruido que genera la publicidad a la que ya están sometidos los potenciales clientes.

Los contenidos, eso sí, obligan a trabajar de un modo diferente y han obligado a los responsables de marketing y a sus equipos a adquirir nuevas habilidades, a trabajar en nuevos terrenos (escribir contenido no es, al fin y al cabo, igual que escribir notas de prensa, claims o mensajes promocionales, o no debería serlo) y a crear nuevas estrategias y nuevas estructuras de trabajo. Han tenido que asumir una carga de trabajo nueva y que gestionar una nueva variedad de exigencias, responsabilidades y expectativas.

Así pues, habría que preguntarse si los equipos están realmente preparados para este nuevo escenario y estas nuevas necesidades pero también qué coste está teniendo hacer este trabajo para los marketeros. ¿Ha hecho el tener que asumir esta nueva responsabilidad y esta nueva carga de trabajo que las cosas se vuelvan más complicadas para los marketeros? ¿Están perdiendo tiempo, energía y recursos centrándose en un trabajo que hasta ahora nunca habían hecho?

Esa es la pregunta que se hace un estudio británico, elaborado por Canto, y que ha analizado cómo impactan los contenidos en los flujos de trabajo del equipo de marketing. Sus conclusiones son las de que el equipo pierde mucho tiempo en estas rutinas de trabajo, que están frustrados por lo que supone para su día a día y que todo ello no hace que los flujos de contenido vayan a la velocidad que deberían.

Mejorar su trabajo en marketing de contenidos, de hecho, estiman que podría permitirles ahorrar 13 días de trabajo por cada uno de los empleados del equipo de marketing.

Qué lastra el proceso

¿En qué fallan entonces sus pautas de trabajo? El estudio apunta que se está trabajando de forma poco eficiente. Un 46% de los encuestados reconoce que ha salido tarde de trabajar porque han tenido que perder el tiempo buscando los archivos del contenido. Como explica uno de los responsables del estudio, el trabajo extra que suponen los contenidos está haciendo no solo que salgan fuera de su hora sino que se salten los descansos de su horario laboral y hasta actividades personales, como hacer ejercicio, para acabar con esta tarea.

Un 54% reconoce que buscar los recursos digitales para sus contenidos (desde fotos a gráficos pasando por formatos de diseño) les lleva mucho tiempo y les resulta especialmente frustrante. Por ejemplo, buscar las fotos más adecuadas para los contenidos entre todas las que se tienen frustra a un 37% de los encuestados, que lo eligen como una de sus principales frustraciones.

También frustra buscar archivos habiendo olvidado el nombre que recibieron (46%), el buscar carpetas y archivos una vez que los compañeros los movieron de lugar (36%) o los guardaron en algún otro espacio (29%) o tener que compartir archivos muy pesados con compañeros y clientes en procesos de ida y vuelta (25%).

Un 48% asegura que si hacer ese proceso fuese más sencillo podrían terminar su trabajo a tiempo.

Pero los contenidos siguen siendo valiosos

A pesar del lastre que supone para los marketeros el trabajo con los contenidos, son muy conscientes de que no pueden 'pasar de ello' y que no deben permitirse no prestarles atención.

Los contenidos son una herramienta muy valiosa para conectar con el consumidor y los marketeros lo han comprendido. A pesar de todo, de hecho, un 69% de los marketeros encuestados reconoce que querrían que sus empresas produjesen todavía más contenido.

ESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosBSM UPF Universidad Pompeu Fabra Medianzo