Consultor en marketing online y emprendedor web.
PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

Los medios online han cambiado dramáticamente la relación con el público. De hecho, ha transformado su rol de mero receptor a usuario, gracias a la renombrada Web 2.0 y su capacidad interactiva. Los internautas se encuentran cada vez más ávidos por producir y compartir sus propios contenidos, y eso se ha convertido en un recurso cada vez más utilizado por las grandes empresas.

La llamada “Web 2.0” ha paulatinamente incorporado, a la tradicional web de los inicios, innumerables posibilidades de participación y socialización que en un principio no tenía. Es que Internet en sus orígenes se asemejaba a los medios tradicionales, a los cuales se esforzaba por imitar. Es por eso que, por ejemplo, el sitio web de un diario consistía en una reproducción bastante fiel de la publicación impresa. Blogs, wikis y social media, entre las herramientas más notables, han provisto a los usuarios la posibilidad de hacer públicos sus propios contenidos de manera fácil y rápida, y esta innovación demostró que Internet no era un medio masivo más.

El fenómeno lleva ya años y no es ninguna novedad. Lo que sí es una novedad mucho más reciente es el hecho de que las empresas en general, y las plataformas online muy especialmente, están viendo en los usuarios un poderoso recurso para la producción de contenido. De hecho, no debe pasarnos desapercibido que los sitios web más importantes del planeta en términos de tráfico son interfaces que le permiten a los usuarios acceder a información y contenidos que no han sido generados por la empresa que proporciona la interfaz, la que simplemente obra como “mediadora”, sino por otros usuarios u otras empresas. De esta manera funcionan los buscadores, las redes sociales, las bases de datos colaborativas y los sitios de descargas. Debemos descender hasta el puesto Nº 45 del ranking de Alexa (alexa.com) para encontrar un web site con contenido original y propio: la BBC. Luego le sigue la CNN en el puesto Nº 56.

Los medios periodísticos, bajo la forma de websites y blogs temáticos influyentes, son los únicos que en Internet siguen proporcionando contenidos propios, pero incluso en este sentido se evidencian aspectos de cambio, ya que medios importantes como The New York Times, The Guardian o USA Today han brindado la posibilidad de que los usuarios colaboren con la publicación enviando sus propios artículos, lo que se conoce como “periodismo ciudadano” o “periodismo crowdsourcing”. Es habitual que muchos blogs den también esta posibilidad, al menos sugiriendo temas para su tratamiento en un artículo.

El modelo, en tanto modelo de negocios, ya tiene nombre: crowdsourcing o tercerización masiva. ¿Por qué es tan utilizado? Fundamentalmente, porque permite abaratar costos, acelera tiempos de trabajo y permite contar con una fuente inagotable de material, multiplicando exponencialmente la dimensión de las bases de datos, a medida que los usuarios comparten el contenido que ellos mismos generaron y atraen a nuevos usuarios. Los propios usuarios no sólo son una excelente fuente de contenidos, sino un mecanismo de difusión a través de los canales de socialización que Internet favorece, y un excelente y muy efectivo mecanismo de regulación: son los usuarios quienes califican los contenidos, jerarquizándolos y compartiéndolos. Son, además, un mecanismo de control, reportando abusos y violaciones a la ley y los términos de uso de las plataformas. Son, en suma, una inagotable fuerza de trabajo.

Probablemente el ejemplo más sorprendente de esto lo constituye el proyecto ReCaptcha. Para quienes no lo conocen, ReCaptcha consiste en un pequeño recuadro que obra como un servicio anti-SPAM: cada usuario, al registrarse en un sitio web o al escribir un comentario, debe validarse como tal escribiendo dos palabras que figuran en una imagen. Esto permite bloquear el trabajo de programas de envío de publicidad no deseada, que completan automáticamente los formularios. Lo interesante detrás de ReCaptcha es que cada vez que un usuario escribe las dos palabras que figuran en la imagen, no sólo está contribuyendo a evitar el SPAM, sino que está digitalizando dos palabras de un libro. En vista de que el software de reconocimiento de textos actual no cumple con su tarea eficientemente, ReCaptcha salva el obstáculo de manera inteligente y rápida, apelando a la fuerza de trabajo de miles de usuarios que, increíblemente sin saberlo, contribuyen día a día.

ESERP Business & Law SchoolUDIMA, Universidad a Distancia de MadridIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo