PuroMarketing

¿Cómo habrías reaccionado si tu hubieras sido el protagonista de alguna de ellas?

Hablar de cómo las marcas logran emocionar a sus consumidores puede llegar a sonar un tanto ambiguo. Cuando se trata de involucrar a las personas y convertirlas en experiencias de las marcas, no siempre uno espera ser el protagonista de una historia divertida, sino que en ocasiones, están pueden ser aterradoras y dejarnos un fuerte impacto.

Ya hace tiempo que desvelamos los secretos de la felicidad detrás de las máquinas de Coca Cola. Muchas de aquellas experiencias mostraron el camino a muchas otras marcas para ingeniar nuevas formas de convertir al consumidor en protagonista de sus acciones. Sin embargo, este afán por alcanzar un gran impacto y viralidad, ha impulsado como si de una moda se tratase, las nuevas propuestas de emociones fuertes, extremas, divertidas y en otras ocasiones muchas de ellas calificadas como de bromas pesadas capaces de generar hasta algún trauma.

Tanto es así, que algunas agencias de publicidad como John St. Advertising, han lanzado su propia contra-campaña para abordar el impacto de este tipo de acciones y sus posibles repercusiones y consecuencias.

Algunas de las campañas desarrolladas por marcas como Pepsi, Carrie, Nivea, LG o Carlsberg entre otras, son el claro ejemplo de este tipo de propuestas que pueden llegar incluso a aterrorizar a sus protagonistas. Todo sea por alcanzar el objetivo de hacer de tales obras, uno de los virales más populares de internet, a través de los cuales generar la máxima atención y un gran impacto de los productos o marcas implicadas.

Como prueba de ello, hemos recogido una selección de algunas de estas experiencias y campañas de marketing de emociones fuertes que seguro no te dejarán indiferente. Dicho esto, ¿Cómo habrías reaccionado si tu hubieras sido el protagonista de alguna de ellas?