PuroMarketing

Para muchos, septiembre es un nuevo enero, un mes para hacer planes y empezar cosas, como cursos de actualización 

Ahora que la vuelta al cole ha comenzado, los más pequeños de la casa se ven arrastrados a la compra de libros y a la novedad de empezar el nuevo curso. Adquirirán nuevos conocimientos y nuevas habilidades, empezando un plan de formación nuevo.

Para muchas personas, tenga o no niños en casa y como un eco de tantos años de haber vivido la vuelta al cole en primera persona, septiembre es el mes de los nuevos comienzos, de los grandes planes, como también lo es enero. Si además se suma que se ha vuelto con ganas renovadas después de las vacaciones, se comprende la situación de un modo mejor.

Hacer una vuelta al cole propia es por tanto tentador. Septiembre es un mes perfecto para retomar los planes de formación y mejorar las habilidades y conocimientos. Pero ¿qué deberían priorizar los marketeros que decidan sumarse a esta corriente? ¿Cuáles son las habilidades clave a buscar en los cursos de marketing y en la formación continua?

El reto de lo digital: sí o sí

Experiencia phygital, estrategia omnicanal, el reto de los pagos móviles... La lista de grandes temas que marcan la agenda y en los que la frontera entre lo digital y lo físico se vuelve mucho más difusa o desaparece es cada vez más larga.

Los marketeros han tenido que aprender muchísimas cosas sobre lo que supone internet y cómo cambia la tecnología las cosas en la última década, pero aunque esos conocimientos son muy valiosos no son suficientes. La transformación digital de las empresas no ha terminado y los marketeros deben seguir el ritmo de esos cambios. Deben adaptarse a esa realidad siempre en proceso de ajuste y a lo que la tecnología exige en cada momento.

Ahora mismo, los marketeros deben dar prioridad a ciertas cuestiones. Deben trabajar la experiencia y las fusiones entre retail y ecommerce, porque es lo que los consumidores quieren. También deben afrontar cuestiones mucho menos glamusosas, pero muy necesarias para sobrevivir en este contexto, como por ejemplo los cambios de paradigma (como el apagón de las cookies) o la nueva situación en privacidad.

La agenda del momento

Entre las cuestiones que los marketeros deben tener muy presentes para sobrevivir a 2021 y que deberían estar en sus planes de formación, los temas de la agenda del momento ocupan posiciones destacadas. Entre esos temas se encuentran desde la sostenibilidad hasta el feminismo, pasando por el propio bienestar de la plantilla. De hecho, en este último punto, a los trabajadores les da igual la oficina ideal: lo que quieren es jefes mejor formados.

Sobre los temas del momento, los marketeros no deben asumir que vale con que 'te suene' o con leer un par de reportajes en un par de medios. La realidad es mucho más compleja y las necesidades de los marketeros mucho más amplias.

No hay más que usar el feminismo como guía para comprenderlo. Los marketeros no pueden caer en lugares comunes y quedarse con generalidades si realmente quieren comprender qué piden sus consumidoras. Para ello, deben formarse, leyendo libros especializados, asistiendo a congresos o haciendo cursos. Lo mismo se podría decir de todos los grandes temas de la agenda del momento.

Para los marketeros, asumir que deben hacer cursos de marketing de cuestiones ultraespecíficas de su trabajo no les resulta difícil. Entender este punto, en cambio, posiblemente bastante más.

Data literacy

Es uno de esos términos que de vez en cuando se cuela en los análisis que se publican en inglés, pero que es uno de los elementos que los marketeros deben tener muy presentes en sus planes de formación. Entre las habilidades que ahora mismo más piden las empresas a sus empleados, sean del departamento que sean, está la de la "data literacy", que se podría traducir de forma directa como alfabetización en datos. Básicamente, las empresas necesitan que sus trabajadores comprendan los datos, su importancia y cómo usarlos.

Esto es, además, mucho más importante para los marketeros, ya que los datos son ahora mismo el agua y el pan que mantiene con vida la estrategia de marketing y la vía que les permite llegar a los consumidores de forma efectiva. No se trata de que el responsable de marketing y su equipo se conviertan en CIOs en potencia, pero sí que comprendan bien cómo funciona el entorno de datos y qué se puede sacar de ellos.

Como todo, además, estas habilidades han ido evolucionando con el paso de los años y los marketeros deberán actualizarlas de forma constante.