PuroMarketing

La consolidación de los smartphones,  las apps y los sitios web está cambiando los hábitos de compra de los españoles hoy en día, pero, en los últimos meses, son las tablets las que ganan terreno entre los internautas en España. Por ello, affilinet, empresa líder en marketing de resultados, analiza el auge del “couch commerce”, el fenómeno de compra online desde el sofá, y a través de una tablet.

El “couch commerce” difiere del “m-commerce” (compras a través de smartphones) en el contexto: los usuarios no están sentados en un escritorio, en una cafetería ni paseando por la calle, sino que están cómodamente instalados en su hogar y acceden a la red desde una de las partes más acogedoras: el sofá. “Navegar desde el sofá sitúa a los usuarios en entorno más relajado y favorable para decidirse a comprar online”, comenta Cristina Berzal, directora general de affilinet en España.  

En nuestro país la tasa de penetración de las tablets se ha triplicado en un año, pasando del 8 al 21% en 2012, según el Informe Mobile Marketing realizado por IAB Spain. Por esta razón, Cristina Berzal señala que el “couch commerce” marcará los hábitos de compra de los españoles en los próximos meses: “a la hora de comprar online, los españoles prefieren hacerlo desde la comodidad del entorno doméstico, y los anunciantes deben optimizar sus contenidos para tablets si quieren captar la atención del cliente de ahora en adelante”.

En concreto, del 21% de usuarios de tablets en España, un 8% compra online a diario, un 14% lo hace semanalmente y el 17% compra a través de su tablet al menos una vez al mes. Estas cifras reafirman que el “couch commerce” es un hábito creciente y que ofrece a los clientes una nueva forma de consumir contenidos y servicios, proporcionándoles una experiencia de compra mejorada.

Esta tendencia es especialmente fuerte en países como EEUU o Reino Unido, donde el 30% de los usuarios de tablets la utiliza para comprar online, y el 48% para consultar la disponibilidad de productos y comparar precios. Además esta nueva forma de adquirir productos y servicios obliga a los anunciantes a adaptarse rápidamente a los nuevos entornos digitales si quieren conseguir la atención de sus clientes y crear un vínculo con ellos.