PuroMarketing

Mientras que un porcentaje significativo de las transacciones no están teniendo lugar en los smartphones, eso no significa que estos dispositivos móviles no jueguen un importante papel en las compras.

Recientemente, un sorprendente estudio de de Accenture nos revelaba como menos del 1% de las decisiones de compra online están influenciadas por las redes sociales. Ahora, un nuevo estudio que analiza la actividad multipantalla, ha encontrado que una mayoría significativa de consumidores (75%) han aprendido algo nuevo gracias al móvil y que su experiencia en la compra en tienda fue influida por los dispositivos móviles en al menos el 45% de las ocasiones.

El estudio, que se ha realizado en 14 mercados diferentes por inMobi, se ha centrado en el impacto que distintos media tienen, y ha encontrado que la movilidad va adquiriendo cada vez mayor importancia.

Por ejemplo, el móvil se situó en primer lugar en consumo de medios, con 108 minutos frente a los 52 minutos de radio y 92 minutos de televisión. Pero desde una perspectiva de comercio electrónico, los resultados más significativos se dan a la hora de analizar el impacto de la movilidad en las compras.

En términos de influencia del móvil en la conducta de compra, el estudio ha encontrado que el móvil ayudó a los consumidores en un 69% a encontrar algo que se hallaba cerca, en un 55% a reconsiderar un producto, y en un 46% a comprar a través de un dispositivo móvil.

Mucha gente cree que el comercio móvil se refiere únicamente a la transacción final, cuando el dinero cambia de manos, bien sea físicamente o digitalmente. Pero esto les lleva a perder una visión global, mucho más amplia, de lo que realmente está pasando en el ciclo de compra móvil de un producto.

Los estudios amenudo confrontan las cifras de transacciones realizadas con tabletas con las realizadas mediante móviles, tomando como base la compra final, pero en realidad, estamos sólo ante momentos diferentes del ciclo de compra móvil.

Numerosos estudios también apuntan a que la mayoría de las transacciones minoristas siguen ocurriendo dentro de las cuatro paredes de ladrillo, o pladur, de muchos negocios, a pesar de la masiva adopción de dispositivos móviles como samrtphones y tabletas. Lo que impide medir el efecto que la movilidad está teniendo en la conducta de compra.

Ya sea viendo TV, de camino, en un comercio, cerca de un producto, o incluso después de haberse realizado una transacción física, el consumidor móvil no se despega de su dispositivo. El comercio móvil es un proceso completo, que comprende muchas etapas y elementos en su camino, y que típicamente incluye también una transacción monetaria en un algún momento del ciclo.

Focalizarnos en un solo momento de todo este proceso, sólo puede ser empobrecedor y carente de lógica, repercutiendo en la pérdida de oportunidades en la revolución del comercio móvil que está teniendo lugar en estos tiempos.