PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

Dos palabras son claves para conseguir los mejores resultados a cierre del año: millennial y Navidad. Las Navidades son uno de los momentos calientes para toda clase de compañías. El período es uno de los que registra el mayor índice de ventas del año (los consumidores suelen tirar la casa por la ventana tanto en el consumo asociado a las fiestas - como puede ser el de comida - como en el asociado a los regalos) y por tanto uno de los que figura de forma destacada en los planes de ventas de la empresas. Por otra parte, los millennials, también conocidos como la Generación Y, son uno de los grandes públicos a los que las marcas quieren llegar, ya que son una de las masas de consumidores más entregados al consumo (y uno de los que más cuesta entender y conquistar, a pesar de que hacerlo merezca decididamente la pena).

Por ello, los millennials son un objetivo redondo a conquistar durante la próxima campaña de Navidad, que las marcas empezaron a preparar mucho antes de que los turrones y los polvorones hiciesen su aparición en los lineales de los supermercados unas semanas atrás. Pero ¿cómo se seduce al consumidor millennial? ¿Es realmente necesario apostar por una estrategia diferente para llegar a este mercado durante la Navidad que la que se sigue con otros consumidores? La respuesta, a tenor de los resultados de diferentes estudios (y de los hábitos de consumo en general de los millennials durante el resto del año), es que sí: para llegar a estos consumidores hay que trabajar de forma distinta. O al menos hacerlo prestando atención a ciertas áreas que suelen quedar un tanto olvidadas.

Para empezar, y como demuestra una infografía de InstartLogic, los consumidores millennials son un público mucho más móvil que otros consumidores. 4 de cada 5 compran ya de forma directa alguna vez desde sus dispositivos móviles, algo que las marcas deberían tener especialmente en cuenta para la campaña navideña. Las empresas han puesto el móvil por detrás de otras inversiones, como puede ser la inversión en social media.

Los millenials son además multidipositivo, ya que el 55% usa diferentes dispositivos para hacer sus compras. Igualmente, están abiertos a comprar y a hacerlo online desde diferentes localizaciones. El 65% usa el móvil para comprar desde sus casas y conectándose al WiFi, pero no es el único soporte o lugar. El 35% compra desde el móvil en movilidad, accediendo al m-commerce tanto desde las conexiones 3G o 4G como desde las redes WiFi que se encuentra.

Las marcas deben por tanto tener en cuenta este interés en las compras móviles y la importancia que estos consumidores dan a estos dispositivos a la hora de intentar seducirlos para que hagan sus compras navideñas con ellos. Y, sobre todo, no deben olvidar los elementos que podrían empujarlos a abortar esa compra. Los millennials no esperan más de 5 segundos a que una página se cargue en su móvil y la lentitud es uno de los elementos que más frustración causa a estos consumidores. Las imágenes de mala calidad, que no estén optimizados para el móvil y que cerrar el proceso de compra lleve demasiado tiempo son otros de los elementos que les hacen dejar la compra.

El móvil se ha convertido en una parte indispensable de la experiencia de compra. Según un estudio de PunchTab, el 35% de los consumidores va a navegar para ver productos online desde su móvil, el 36% les hará fotos y el 34% buscará el precio de los productos en la competencia. La importancia del móvil crecerá en los millennials ya que la mitad de estos consumidores comentará en tiempo real sus compras en social media.

Pero no todo es móvil

La importancia que los consumidores millennials le darán a los dispositivos móviles es uno de los elementos disruptivos que las marcas tendrán que tener en cuenta a la hora de establecer cómo seducirán a estos consumidores, pero no será el único. Los millennials están incorporándose de pleno entre los decisores de la campaña de Navidad e introducen no solo nuevos hábitos de compra sino también nuevas costumbres navideñas que marcarán lo que las empresas pueden esperar y conseguir.

Según un estudio de PwC US y Strategy sobre el mercado estadounidense, las experiencias son uno de los elementos más importantes de la Navidad para los consumidores. Es decir, para muchos de ellos es más importante qué hacen durante las fiestas que los regalos que reciben o dan. Por ello, el gasto se va en hacer comidas de alta calidad, decorar la casa o garantizar que todo el mundo se sentirá feliz y confortable. Esto es también muy importante entre los millennials, que aumentarán el peso de los encuentros con amigos y familiares para celebrar las fechas. Para un 50% de los millennials estadounidenses los encuentros y, por tanto, las experiencias son más importantes que los regalos.

Consolidación del ecommerce

Y además los millennials servirán para consolidar el peso del ecommerce durante las compras de Navidad. El porcentaje de compras que se realizarán durante el período en internet será mucho mayor dentro de la Generación Y. El 58% de los millennials comprarán parte de sus regalos de Navidad online y el 6% los comprará todos, según un estudio, superando al 52% que comprará algunos y el 5% que los comprará todos de la Generación X.

be beyondFundación GalaESERP Business & Law SchoolFlyeralarmUDIMA, Universidad a Distancia de MadridGetfluenceExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo