PuroMarketing

Ocho de cada diez dijo estar dispuesto a esperar dos días adicionales en la entrega de las compras si el envío fuera realmente gratuito.

El comercio electrónico es una modalidad de compraventa que crece a pasos agigantados en todo el mundo. Sin embargo, ello no quiere decir que los vendedores online cuenten con un camino libre de escollos ya que son varios los retos a los que se tienen que enfrentar diariamente. Uno de ellos es el grado, cada vez mayor, de los consumidores en línea, quienes les demandan mayores cuotas de flexibilidad en lo que respecta a los métodos de pago y a las formas de envío de las adquisiciones que realizan a través del entorno digital.

Es lo que se desprende de una reciente investigación llevada a cabo por comScore, en la que se revela las nuevas tendencias de los mercados líderes en comercio electrónico de Asia, Brasil, Europa, México y Estados Unidos. Así, los compradores de estos países, sostiene la principal conclusión del estudio, "esperan ver opciones de entrega y de pago alternativas, sobre todo en lo que respecta a los envíos y a las devoluciones". Indicadores que son, para este estudio, "un factor determinante para completar una venta".

Pero, ¿Actúan los consumidores de todo el mundo de manera homogénea? ¿Responden por igual al trato que les ofrece el comercio electrónico actual? Del estudio se derivan varias tendencias diferenciadas, en función del país o región de procedencia de estos consumidores. Así, los compradores asiáticos son los que buscan más insistentemente opciones de entrega alternativas por parte de los ecommerce. En concreto, un 45% de los encuestados reconocieron preferir que el pedido le sea entregado en lugares distintos a sus domicilios.

En este sentido, uno de cada tres encuestados de estos países señalaron que, cuando no estaban en sus casas, les bastaría con que las empresas les enviasen las compras a un local de venta autorizado. Estos consumidores son, en paralelo, los más insistentes en lo que respecta a los tiempos de envío. Así, el 27% dijo que prefería la entrega de las compras el mismo día de realizarlas y uno de cada dos que este servicio le sea proporcionado por un comercio minorista.

Un grado de exigencia que se repite entre los consumidores europeos. Así, estos señalaron en uno de cada dos casos (52%) que prefieren ver la fecha de entrega prevista de sus compras antes que el número de días que el artículo tardará en llegar a sus domicilios. Por su parte, los consumidores brasileños mostraron un mayor grado de paciencia, al señalar más de un tercio de los encuestados (38%) que estaban dispuestos a esperar 11 o más días sus pedidos internacionales. Eso sí: lo harían con tal de librarse de los gastos de envío.

Este indicador es el que más condiciona las decisiones de compra de una gran porcentaje de los consumidores. De hecho, el 58% de los encuestados señaló que "engordarían" sus carritos de la compra si consiguiesen librarse de los gastos de envíos. Además, ocho de cada diez dijo estaría dispuesto a esperar dos días adicionales en la entrega de las compras si el envío fuera realmente gratuito. En el lado opuesto se situó el alto porcentaje (44%) de consumidores que se mostraron satisfechos con la flexibilidad actual demostrada por los ecommerces en lo que respecta a los cambios de los plazos de entrega o el redireccionamiento de las compras.

Por el camino de la compra digital

Con respecto a la inserción del comercio electrónico entre los hábitos de compra de los usuarios, los consumidores de algunos países como Brasil, demostraron ser los clientes más avanzados en este sentido. Así, más de la mitad de los encuestados señalaron que hacen sus compras en línea, la tasa más alta del mercado. Sin embargo, estos experimentan barreras en lo relativo a las compras en un dispositivo móvil. Una actitud que se repite entre los consumidores online europeos. Estos, a pesar de adaptarse gradualmente a las nuevas tecnologías, realizan menos compras a través de sus dispositivos móviles, y la compra en establecimientos físicos sigue siendo la predominante para ellos.

Este comportamiento es el contrario en el caso de los consumidores de Estados Unidos. Así, estos reconocen sentirse abiertos a comprar a raíz de las nuevas tendencias que surgen, como las redes sociales, y son los que dicen hacer más compras en tabletas que cualquier otro mercado del mundo. Por último, los clientes online mexicanos reflejan un comportamiento que mezcla ambos resultados.

Y es que estos clientes hacen un mayor uso de las compras en línea, aunque explican que usan las nuevas tecnologías, especialmente los dispositivos móviles, para investigar sobre los productos que van a adquirir en los establecimientos físicos: el 43% de ellos señalaron que habían utilizado sus smartphones para buscar información sobre los productos en los que estaban interesados antes de comprarlos en una tienda física.