Social Media Manager & Marketing. Diplomado en Comercio y Especialista en Marketing, Visual Merchandising...
PuroMarketing

Son varias causas las que influyen a la hora de que nuestra tienda online no sufra huidas de clientes constantes; usabilidad web, diseño, buen catálogo de productos, alternativas en cuanto a formas de pago y de entrega óptimas, devoluciones, etc; pero uno de los pilares de una tienda online es su contenido.

La descripción o ficha del producto, es el elemento clave para conseguir ese impulso esencial que lleva al cliente a hacer clic en el botón comprar. Uno de los errores que encontramos en muchas de las eCommerce es que la descripción del producto no resulta realmente útil, atractiva o lo que es peor aún, fiel a la realidad y que no genera seguridad en los usuarios.

Existen múltiples peculiaridades que influyen sobre el cliente como un acto reflejo, el diseño de nuestra web, la combinación de colores o la colocación del botón "Añadir al carrito/cesta"; un call to action con un diseño atractivo y cerca del precio, aumentará la probabilidad de realizar la compra, pero, ¿De qué sirve esto si nuestra descripción del producto no convence a nuestro cliente?. La ausencia de confianza a la hora de comprar en internet es uno de los indicadores que explican la ausencia de compras y la temida "fuga" de clientes. Una mala descripción del producto genera desconfianza.

Además, hay que hacer especial hincapié en las imágenes que acompañan a nuestros artículos online, ya que son una parte esencial para nuestros compradores, por ejemplo, en una eCommerce de moda, la fotografía tiene que reunir las mayores condiciones óptimas posibles y realizarla desde varios ángulos, para que el usuario sea capaz de distinguir los colores, texturas y la calidad del producto.

Un 38% de clientes no compran un producto online si la información no es 100% confiable.

AECOC, la asociación de fabricantes y distribuidores, es la encargada de impulsar y transmitir, de manera estructurada, los datos entre organizaciones del sector de la distribución por medios electrónicos en nuestro país mediante los estándares globales GS1 utilizados para ofrecer una mejor experiencia a los consumidores en los supermercados y locales de venta de todo el mundo.

Pero hoy en día, no basta con aplicar estos estándares que describen a los productos, si no que el retailer, además, debe realizar una descripción como aporte adicional y diferenciador con respecto a la competencia, cuya finalidad es la de otorgar valor añadido a cada artículo y potenciar la atracción del consumidor.

Según AECOC, para el consumidor la información del producto es esencial: Un 38% no compra un producto online si la información no es 100% confiable, un 52% de los consumidores consulta información del producto en las tiendas online y lo compra en las tiendas físicas, mientras que 1 de cada 3 consulta online antes que al dependiente de la tienda.

El proveedor tecnológico, dentro de este contexto, se sitúa en el centro de esta estrategia al ser el responsable de proporcionar un producto que permita a los comerciantes ofrecer las condiciones más favorables para alcanzar el éxito de su negocio.

Por este motivo, y una vez más, la tecnología vuelve a ponerse al servicio de las necesidades y cambios de la sociedad, mejorando la presentación de los productos, texto e imágenes, aportando calidad y veracidad necesaria, que llevan a tu cliente online a comprar tus productos.

Llevando a cabo estas pautas y aportando una descripción completa y detallada del producto, se obtendrán una serie de ventajas:

  • Diferenciación de la competencia: Muchas empresas no disponen de adecuadas descripciones de sus productos o servicios, creando desconfianza en el comprador.
  • Reducción de quejas y devoluciones: Al describir correctamente tu producto, se generan unas expectativas en el cliente, y por tanto, quedará satisfecho y reducirá su malestar.
  • Confianza y seguridad: Con una completa y fiable ficha del producto, se evitan dudas en el proceso de compra.
  • Mejora del SEO: En la propia descripción, se deben incluir las palabras clave con las que se posiciona tanto tu web, como el producto en concreto.