PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

Cada año, un juguete se convierte en la sensación, en el protagonista de los últimos meses del año y, por tanto, en la estrella de la campaña de Navidad. Los juguetes se acaban agotando, los padres se muestran desesperados por encontrarlo y las jugueterías acaban siendo estrellas de la cobertura mediática en la que se explica que el juguete de moda dejó de estar ya en tiendas sobre noviembre, cuando se vendieron las últimas unidades y cuando ya parecía claro que iba a protagonizar la fiebre de la temporada.

En la creación del juguete de moda tiene mucho peso lo que ocurre en internet (algunos de los de los últimos años se encumbraron gracias a YouTube) y, sorprendentemente, el catálogo de juguetes. El catálogo de juguetes triunfa por el efecto de la nostalgia, pero también porque forma parte de los rituales de estas fechas. Tanto es así que Amazon lanzaba el año pasado su catálogo de papel en Estados Unidos, que era un complemento a la lista de juguetes destacados que aparecían en su web.

Y esa lista de juguetes destacados del año, en la edición de este año y que en EEUU ya está circulando, es la vía que permite descubrir cómo ser el juguete del año sale muy, pero que muy caro. Amazon ha monetizado su especial de compras de juguetes navideños (que ya ha lanzado en su web en EEUU) permitiendo a las empresas pagar por aparecer de forma destacada, por lo que han tenido que pagar cantidades millonarias.

Como han logrado descubrir desde Bloomberg, el medio que ha adelantado la cuestión en exclusiva, Amazon buscaba cerrar su catálogo de juguetes de Navidad logrando con ello unos ingresos de publicidad de 20 millones de dólares. Las empresas que han pagado por posicionarse en el catálogo han llegado a pagar hasta 2 millones de dólares, la tarifa más elevada.

Como han descubierto desde el medio estadounidense, cuanto más se pagaba - algo bastante obvio, por otra parte - más productos se podían referenciar en la lista de recomendaciones que ha lanzado la web. Un unicornio mágico de VTech o un castillo Disney de Lego aparecen en las posiciones destacadas.

Todos los juguetes destacados pagan peaje

Ahora bien, ¿es el movimiento de Amazon completamente legal? La compañía vende que el listado ha sido "curado" por expertos y en ningún lugar se deja claro que es publicidad. Los especialistas en derechos de los consumidores creen que esto es problemático, ya que los consumidores creen que se trata de una lista de productos seleccionados cuando en realidad es algo por lo que las empresas han pagado.

Pero Amazon considera, como ha explicado al medio económico, que lo que ha hecho es similar a lo que hacen las tiendas físicas y sus catálogos de juguetes, en los que se puede pagar por tener un espacio destacado. Ocupar posiciones destacadas en los lineales de los supermercados, por ejemplo, tiene un precio para las empresas.

También ocurre con los juguetes más allá del gigante del ecommerce, como demuestran los datos sobre el mercado estadounidense que ha logrado recopilar Bloomberg. Walmart cobra a las empresas 10.000 dólares mensuales si quieren aparecer en las listas de "selección de comprador" entre los meses de noviembre y diciembre en juguetes, por ejemplo. Walmart, como Amazon, también cobra a las marcas por ocupar posiciones destacadas en su página de juguetes en la tienda online (las cifras están en 500.000 dólares en noviembre y diciembre en Amazon.com frente a los 180.000/132.000 dólares de la web de Walmart).

ESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosBSM UPF Universidad Pompeu Fabra Medianzo