PuroMarketing

Más peso del ecommerce y una mayor fragmentación de las jornadas de rebajas serán los elementos clave 
Prime Day, días de rebajas: Las tendencias que ahora mismo marcan los períodos de promociones

Con el arranque de la semana, también ha empezado el Prime Day, la celebración de ofertas y rebajas de Amazon y que, desde hace ya algunos años, dura dos días. El Prime Day comenzó siendo en julio, fue movido al otoño el año pasado por culpa de la crisis del coronavirus y se está celebrando este año en junio.

Aunque la jornada es algo que ha hecho Amazon destinado a sus consumidores premium, también ha tenido un efecto arrastre para el resto del mercado. Cualquiera que esté en la base de datos de un par de marcas habrá recibido mailings de ofertas durante estos días. Igual que el día de los Solteros fue una invención de Alibaba/AliExpress para un mercado muy concreto, el chino, y se ha acabado convirtiendo en una jornada que tiene un tirón más global y que usan muchas otras marcas.

En cierto modo, es también lo que pasó con el Black Friday. La celebración era algo del retail estadounidense, que fuera de ese mercado solo se conocía por el momento en el que aparecía en series y en películas. Las grandes del comercio electrónico empezaron a celebrarlo también en Europa, haciendo que se fuese haciendo cada vez más y más popular.

Tanto es así, de hecho, que ahora se ha convertido en una pieza clave del calendario de consumo y en un atajo para vender productos y conectar con el consumidor todo el año. En las dos últimas semanas, por ejemplo, dos marcas diferentes - de entre las que tenemos constancia - han enviado acciones de email marketing hablando del "Black Friday del verano".

Pero ¿qué sentido tienen todas estas celebraciones de compra en el mundo del ecommerce? ¿Están haciendo estos días de consumo que los procesos tradicionales de descuentos hayan perdido sentido? Las rebajas tradicionales han empezado a perder fuelle frente a la avalancha de días de ofertas, que canibalizan su reclamo. Al mismo tiempo, sin embargo, la sucesión de días de descuentos está creando una elevada presión sobre el mercado.

También ha empezado a registrarse una fragmentación entre lo online y lo offline. En Estados Unidos, por ejemplo, los gigantes del retail que buscan posicionarse con una imagen más positiva en cómo tratan a sus empleados han empezado a cerrar en el puente de Acción de Gracias, dejando el Black Friday para sus filiales online, como señalan en eMarketer.

Esto es, igualmente, una muestra de cómo están cambiando los tiempos. Un análisis de eMarketer ha estudiado la estrategia de las grandes cadenas de retail en relación a las rebajas y los días de descuentos, ya que creen que lo que están haciendo ahora marcará la tónica de lo que ocurrirá en los años por venir. Lo que ha pasado en los últimos meses ha estado muy conectado con la pandemia y las necesidades de ese período, pero eMarketer cree que muchas de esas tendencias pandémicas se quedarán más allá del momento de crisis.

Las grandes tendencias

Dos son las grandes tendencias que eMarketer ha detectado para los períodos de rebajas y que se quedarán más allá del momento de crisis. La primera es la del peso del ecommerce. El comercio electrónico, aseguran, seguirá igualando lo que se puede encontrar en tienda e impulsando las ventas. Es decir, no habrá ofertas abrumadoras en retail que no se puedan encontrar online y cada vez más compras se harán en la red.

En períodos complejos, como la campaña de Navidad, cada vez más consumidores irán comprando en la red sus regalos. La experiencia durante la crisis les ha enseñado que pueden obtener lo mismo que en la tienda y de una manera cómoda.

El segundo punto clave está en el efecto que tiene en el calendario. El tirón del comercio electrónico va haciendo que los períodos de compra se adelanten. Es algo que hemos estado viendo con las rebajas, es algo que este año veremos, aseguran, con la temporada de Navidad.

El año pasado, la necesidad de evitar que todos los procesos de compra se concentrasen en un momento y que con ello lastrasen la eficiencia de las compañías, llevó a impulsar un arranque anterior. El Prime Day de 2020, que fue en octubre, fue como un pistoletazo de salida para esas compras. Este año la realidad es distinta, pero se espera que el calendario también se adelante.