PuroMarketing

Se acerca un nuevo año, un nuevo periodo que invita a hacer balance de este 2013 que cierra, con el fin de poder plantear nuevos objetivos, y estrategias para afrontar con aires renovados.

De un lado, las reglas del juego en internet han cambiado. Google nos ha impuesto nuevas limitaciones, que nos obligan a caminar a ciegas y a buscar métodos alternativos para orientarnos. Uno de ellos es su plataforma publicitaria, quien generosamente sí nos muestra aquellos datos que la búsqueda orgánica oculta tras un "not provided".  Así, invertir en SEM se constituye como necesidad imperiosa para conocer la evolución de nuestra estrategia SEO ¿resulta paradójico, verdad?  

A Google al menos le parece de lo más razonable, y ya se frota las manos ante los ingresos que esta actividad con mucho ánimo de lucro le repercutirá en 2014. Para ponernos en situación, los de Mountain esperan saldar 2013 con unos ingresos por valor de 60 mil millones de dólares, procediendo gran parte de estos de la publicidad.

La apuesta por el SEM y la publicidad de pago por click en buscadores en 2014 va a ser muy fuerte. Según el State of Paid Research, el 72% de las empresas tienen previsto aumentar su presupuesto en este área. Una actividad que, de otra parte, resulta rentable para para marcas. En septiembre, el estudios e MarketLive ponía de manifiesto que el  beneficio obtenido por la estrategia de PPC de las empresas era del 44%, mientras que el SEO no consiguió superar un 30%. 

Otro punto a favor del SEM frente al SEO es que los resultados de una estrategia de pago son inmediatos, mientras que la estrategia de SEO se ha de planificar a medio-largo plazo. Un hecho que realmente va en contra de la propia naturaleza de internet, basada en la instantaneidad y el tiempo real. 

Una efectividad que se hace especialmente necesaria para adaptarnos a los nuevos hábitos de comportamiento y conducta de los usuarios, quienes, armados con sus dispositivos móviles, demandan información actualizada y adaptada a sus intereses justo en el momento en el que la necesitan, y en función del lugar en el que se encuentran. Unos requisitos a los cuales Google ya se ha adaptado, permitiendo a los anunciantes incluir en sus anuncios el clic to call, o personalizarlas teniendo en cuenta la orientación geográfica.

¿Estamos entonces presenciando el final del SEO?

No adelantemos acontecimientos. Bien es cierto que las técnicas SEO que antaño funcionaban, en la actualidad incluso se penalizan; pero una cosa es cierta, y es que los usuarios siguen demandando contenido de calidad, y para ello Google necesita ofrecer resultados relevantes. De ahí su lucha abierta y constante contra el spam, y su firme defensa por la aportación continua de contenido fresco y relevante.

Por tanto, aunque el linkbuilding tal como lo hemos visto hasta ahora no es en absoluto recomendable, Google sí tiene en consideración las recomendaciones y referencias provenientes de otras páginas. Una actividad que ha propiciado el desarrollo el guest blogging, donde las marcas se esmeran en intercambiar artículos, con el fin de crear vínculos que las relacionen y den muestras mutuas de calidad y saber hacer.

Las redes sociales tendrán asimismo un papel fundamental en 2014. Google considera que tiene mucho que aportar en ello. El último estudio de Search Metrics publicado en septiembre posicionaba a la plataforma de la casa, Google , como el factor más influyente para el posicionamiento SEO. Desde entonces hemos sido testigos de varias iniciativas para favorecer su integración; como muestra tenemos la famosa autoría de Google, así como el hecho de que recientemente comenzara a incluir resultados sociales en el buscador, conjuntamente con los orgánicos. 

Tanto SEO como SEM siguen siendo cruciales en las estrategias de marketing online de hoy en día. Sin embargo y probablemente, el próximo año 2014,  el foco de atención desplazará dejando al SEO en un segundo plano en favor de SEM y la publicidad en buscadores que es donde las empresas comenzarán a destinar una mayor parte de sus prespuestos.