PuroMarketing

  • OPINIÓN

Desde hace un tiempo, todos hemos sido testigos del aumento de la cantidad y categorías de productos que se pueden encontrar en la tienda minorista y online de Amazon, la cual, en un principio, se dedicaba a la venta de libros.

Este movimiento es bastante común en el sector editorial como es el caso de empresas como el Círculo de Lectores, luego simplemente Círculo y ahora parte de un grupo empresarial bajo el mando de Planeta.

Sin embargo, si alguien, en los últimos años ha tenido éxito en el mercado de Internet, y en concreto en el caso de la venta online, esa empresa ha sido Amazon, la cual, según el propio Google, compite directamente con ellos como busccador:

Nuestro principal competidor en el terreno de las búsquedas es Amazon.

Pero ¿cómo puede ser que Amazon, una macro-tienda online al estilo de Ebay, ponga en peligro la hegemonía de Google en el terreno de la búsqueda orgánica? Veamos primero un pequeño informe de visitantes únicos de los tres principales buscadores en comparación con Amazon durante el mes septiembre y segmentado para USA.

Como se puede apreciar, Google sigue dominando el terreno de la búsqueda orgánica muy por encima de sus dos grandes competidores Bing y Yahoo. En relación a Amazon, casi le triplica el número de visitantes únicos al mes en Estados Unidos.

No obstante, Amazon compite ya con dos de los buscadores generalistas más importantes -supera a Bing- aún siendo, al día de hoy, un portal -con más de 40 millones de páginas indexadas, eso sí- de venta de productos, es decir, una tienda online.

Ahora bien, para afirmar que Amazon, como tienda online, es además el mayor competidor de Google, tendríamos que ver si el propio Amazon domina dentro de la categorías de tiendas online minoristas, lo cual, aparentemente, no es cierto.

De nuevo, nos preguntamos ¿porqué Amazon representa, siempre según el propio Google, una amenaza en el terreno de las búsquedas?

Según Eric Schmidt, CEO de la compañía de Page y Brin, en unas declaraciones que realizó en Berlin hace unos días, concretamente en el terreno de los motores de búsqueda, su gran competidor es Amazon ya que en 2013, una tercera parte de los usuarios a nivel general visitó Amazon directamente, lo que representa un crecimiento de visitantes únicos muy importante para la propietaria del soporte Kindle.

En este sentido, Schmidt puede estar en lo cierto al observar la tendencia de los usuarios. El caso es que Amazon no cuenta con un buscador que analice toda la web, pero sí con más y más productos de venta asociados a valoraciones de los usuarios, precios, imágenes y toda la información necesaria para hacer una compra online con el mejor criterio posible y la máxima seguridad. Como los propios ingenieros de Google se están dando cuenta, los usuarios que buscan, por ejemplo, adquirir una bicicleta o accesorios para la misma, no realizan la búsqueda en Google sino que van directamente a la web de Amazon para buscar el producto. Como se está demostrando que la experiencia del usuario en Amazon es bastante buena, a mayor número de categorías de productos de venta, mayor número de usuarios que abandonan la búsqueda de Google para hacerlo a través de Amazon.

No obstante, sin salirnos del terreno de la búsqueda, aunque Amazon llegará a vender de todo -hasta fruta fresca- y mejorara más aún sistema de envíos, ¿cómo podría competir con Google en cuanto a información pura y dura? Es decir, si a Miley Cirus retoma esa costumbre de sacar la lengua y lograr la atención de medio mundo, y una parte de este se pone a buscar imágenes e información sobre esta joven artista, ¿qué puede ofrecer Amazon para que los usuarios realicen sus búsquedas a través de su buscador y abandonen Google?

Con esto queremos decir que el aumento de visitantes únicos de Amazon tendría un límite, porque no existen infinitos productos que vender o, al menos, la cantidad es inferior al número de combinaciones de palabras que el ser humano utiliza. Otra cosa sería que Amazon, consciente de la fidelización que provoca en los usuarios, se dedicara también a la búsqueda generalista y habilitara la indexación en sus bases de datos de blogs, portales, imágenes, etc. o se aliara, por ejemplo, con Wikipedia, para mostrar información académica junto a los detalles de los libros que vende. Es decir, que igual que Google tiene su apartado Shooping, Amazon, para derrocar al titán de la búsqueda orgánica, tendría que poner a disposición del usuario un buscador al estilo Yahoo, Bing o el propio Google o integrar en el que tiene la búsqueda de información no necesariamente vinculada a un bien determinado.

Desde luego puede ocurrir de todo y aunque muchos piensen que Google tiene dominado sine die el terreno de las búsquedas, acordémonos de Yahoo en los 90 y su situación hoy y, sobre todo, de que en este mundo de Internet, titanes más grandes han caído.