PuroMarketing

Estos contenidos no tienen fecha de caducidad: son, como se traduciría de forma literal, contenidos perennes

Como una especie de elemento que siempre vuelve, el SEO se ha reasentado como una de las piezas fundamentales en la estrategia de marketing digital. Puede que quizás hace unos años el entusiasmo por las redes sociales hiciese que se infravalorara su poder, pero esos tiempos están muy lejos ya y ahora nadie duda que hay que mimar el posicionamiento web y que tiene mucho potencial para llegar a los consumidores.

La estrategia en SEO no es siempre fácil y las empresas compiten no solo con otras compañías a la hora de posicionar sus contenidos, sino también con medios y todo el ecosistema de creadores.

En la búsqueda por ser los primeros y por ocupar las ubicaciones destacadas en los resultados de búsqueda, los marketeros deben trabajar teniendo en cuenta muchas cosas y afinando muy bien qué hacen y por qué. Se necesita tener muy presente que los buscadores son algo vivo y que, por ejemplo, las búsquedas en Google no serán ahora iguales que a 5 años vista. También que las normas de Google y sus preferencias marcan la frontera entre el éxito y el fracaso. Trabajar para cumplir con sus expectativas es crucial.

El poder del contenido evergreen

Pero, igualmente, los marketeros deben tener una estrategia amplia y completa. Esto es, no se puede solo dejarse llevar por los temas del momento y por las keywords de moda, por mucho que puedan conseguir - si se logra el efecto perfecto - un retorno rapidísimo y abrumador. La estrategia SEO debe basarse en la perseverancia y no quedarse únicamente con el corto plazo. Los buenos resultados se ven a cierto tiempo vista. Es ahí donde entra en juego el contenido evergreen.

El contenido evergreen es aquel que, por así decirlo, no caduca. Son contenidos sobre temas concretos, cierto, pero que no están lastrados por el calendario. Es el tipo de contenido en el que la empresa puede demostrar que es una voz experta, pero también el que sabe que los internautas acabarán necesitando una y otra vez.

No serán posiblemente los mismos internautas, pero se convertirá en una fuente de un flujo constante de tráfico. Si además es un contenido especialmente bueno, la compañía logrará, de forma paralela, que atraiga a lectores como periodistas y que lo usen como link de referencia.

Frente al contenido relevante y vinculado a temas del momento, la vida útil del contenido evergreen es amplísima. Puede llegar a funcionar durante hasta 5 a 10 años, asentándose como una fuente de tráfico orgánica y constante.

Cómo crear estos contenidos

Crear contenidos que parecen inmortales y que se siguen amortizando una década después de escribirlos parece, por tanto, más que interesante para las empresas. Pero ¿cómo crear contenido evergreen? Como explican en BizReport, esto implica tener una estrategisa acorde, crear contenidos de calidad y seguir trabajándolos para optimizarlos.

Aun así, existen tres reglas de oro para crear contenido evergreen. La primera, y casi un tanto obvia, es la de centrarse en temas 'perennes'. Hay que establecer una lista temática de temas de largo alcance, que interesarán más allá del momento concreto. Desarrollarlos es también un elemento básico: el contenido debe ser de calidad si quiere tener una vida larga y duradera.

El segundo punto está en cómo titular. El titular debe ser específico y de nicho, debe decir qué ofrece y qué va a resolver. Es la llave de entrada al mundo del contenido de larga vida.

Y, finalmente, la marca debe ser líder. Tiene que adelantarse a sus competidoras a la hora de escribir sobre los temas que se convertirán en evergreen y demostrar su calidad de experta.