PuroMarketing

Para el 93% de los encuestados el precio es el factor decisivo para su adquisición. Los productos genéricos de alimentación, limpieza, y cosmética e higiene personal son los que gozan de mayor aceptación. El 68,5% de las personas consultadas asegura que selecciona el establecimiento comercial en el que comprar en función de su marca blanca.   

El 89% de los españoles consume marcas blancas, principalmente incentivados por el precio (93% de los encuestados) y con la opinión, en un 70% de los casos, de que tienen igual o mayor calidad que las primeras marcas. Estos son algunos de los resultados que se desprenden del último barómetro sectorial realizado por la consultora Grayling en España.

Los datos del análisis muestran que la marca blanca goza en nuestro país de gran aceptación por parte del comprador, especialmente en las secciones de alimentación, limpieza, y cosmética e higiene personal en las que, respectivamente, el 94%, el 87,5% y el 64% de los encuestados han asegurado optar por productos genéricos habitualmente. Les siguen los productos genéricos textiles (49%), deportivos (42%) y los electrodomésticos de marca blanca (22%).

Como explica Eduardo Fuentes, consejero delegado de Grayling España, “las marcas blancas son cada vez más habituales en los hogares españoles. El debate sectorial sobre su posible tratamiento privilegiado en las superficies comerciales frente a las primeras marcas crece día a día pero el consumidor, ajeno a esta polémica, apuesta por aquellos productos que le proporcionan la mejor relación calidad precio”.

El barómetro Grayling demuestra que, dentro de las marcas blancas disponibles hoy en el mercado, los consumidores tienen también preferencias claras. De hecho, el 68,5% de los encuestados asegura que selecciona el establecimiento comercial en el que hace su compra en función de la marca blanca que éste ofrece. Resulta igualmente destacable que sólo un 3% del censo asegure haber tenido experiencias negativas a causa del consumo o la utilización de productos genéricos.

El 82% del censo cree que las marcas blancas son producidas por los mismos fabricantes que elaboran las primeras marcas. Un porcentaje nada despreciable de encuestados (65%) cree, además, que la existencia de marcas blancas afecta positivamente al auge del empleo.

En cualquier caso, la gran confianza en las marcas blancas parece que no llega a estandarizar el producto genérico como totalmente aceptable para determinados usos: el 66% de los encuestados afirma con rotundidad no haber utilizado nunca marcas blancas para hacer un regalo.