PuroMarketing

Los millennials son un mercado que despierta muchas dudas entre las marcas y que las compañías no siempre logran comprender muy bien. Estos consumidores son muy diferentes a los consumidores de otras generaciones y tienen intereses muy distintos a ellos. Los elementos que marcan sus decisiones de compra son diferentes a las que marcan las decisiones de compra de los consumidores que los precedieron, lo que hace que las marcas tengan que cambiar sus estrategias y sus intereses para poder llegar hasta ellos como consumidores.

Pero aunque para algunas compañías los millennials son un público complicado y difícil al que cuesta llegar y que no parece muy fácil de seducir, para otras la Generación del Milenio es un público mucho más fácil que los demás y mucho más sencillo de seducir y de convencer. Para las marcas cuyos intereses encajan ya con lo que los millennials buscan o quieren y para aquellas cuyas principales líneas de trabajo son similares a los elementos que estos consumidores valoran sobre todas las cosas, el trabajo ya a está a medio camino hecho.

Y uno de los terrenos en los que los millennials están dispuestos a gastar y en los que prevén hacerlo es en ocio y en entretenimiento este verano. Así lo demuestran las cifras del 2015 Summer Consumer Spending Survey, que acaban de elaborar Segmint y Always On. El estudio analiza las previsiones de gasto de los millennials para el verano y también su relación con el gasto.

¿Cómo gastan los millennials durante el verano?

Según los datos del estudio, los millennials prevén gastar cifras que superan a las de otras generaciones en o que al verano se refiere aunque, eso sí, lo hacen de una forma diferente a lo que otras generaciones podrían haber hecho. A los millennials les gusta gastar en vacaciones y en ocio y actividades relacionadas, pero no incluyen estos gastos en su tarjeta de crédito y no se llenan de deudas para poder disfrutar del verano. La situación es diferente, apunta el estudio, a lo que hacían otros grupos demográficos.

Las pautas de consumo de los millennials en verano son muy claras. Van a gastar en viajes y en ocio. Un 36% de los millennials encuestados asegura que el principal espacio de gasto de sus presupuestos en verano es la comida y la bebida. Un 28% asegura que se gastará menos de 100 dólares en actividades de ocio y un 7% que gastará entre 3.000 y 5.000 dólares en esas actividades.

Millennials y gasto en viajes

Uno de los elementos que más seduce a los millennials en líneas generales es el conocer nuevas culturas y el descubrir nuevos lugares. A esta generación le gusta viajar y le gusta gastar dinero en viajes, por lo que ese sector se lleva una parte importante de su presupuesto en verano. Según los datos del estudio, los millennials van a viajar en verano. Un 26% de la franja más joven de la generación (18 a 24 años) asegura que realizará un viaje durante el verano. El 14% de la franja de edad superior (25 a 34) espera realizar al menos tres viajes en verano.

Aunque, eso sí, puede que los millennials no gasten esa parte de su presupuesto de la forma tradicional en la que siempre se gastaban los presupuestos de viajes. Según un estudio de Allianz Global Assistance (AGA), los consumidores millennials confían cada vez más en la sharing economy y por tanto emplean cada vez más servicios de este mercado a la hora de establecer cómo serán sus vacaciones. Un 60% de los millennials confían en la sharing economy (y por extensión en servicios como Airbnb o Home Away) frente a un 37% que lo hace en otros grupos generacionales. Un 35% de los millennials estadounidenses prevé, de hecho, reservar sus vacaciones de verano empleando estos servicios.

El boom de los servicios de la economía colaborativa no son los únicos cambios que los millennials están imponiendo a la industria del turismo y que están modificando cómo consumen en verano. Sorprendentemente, una de las grandes tendencias que están renovando la industria del turismo este verano es el interés renovado de los millenials por los cruceros. En lugar de quedarse como un producto de consumo para jubilados, los millennials están muy interesados en estos servicios ya que los consideran una opción cómoda para viajar y una que tiene un precio que se pueden permitir.

No es el único cambio que están imponiendo. Además de lo que siempre se espera de ellos (el buscar destinos exóticos para irse de viaje), los millennials están cambiando los hábitos de consumo y están tomando una decisión que puede tener un importante impacto en cómo las marcas deben dirigirse a ellos y en cómo pueden conquistar a los consumidores. Además de buscar lo exótico, los millennials están cada vez más inclinados hacia el staycationing, o lo que es lo mismo tomarse vacaciones al lado de casa.