Contenidos Notas de Prensa Vídeos Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing . Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
203 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Conoce las responsabilidades jurídicas que existen en el entorno digital para proteger a tu empresa
  • Descubre cómo automatizar el proceso de creación de contenidos para el blog de tu negocio
  • Que integra CRM, facturación y gestión de proyectos para hacerte tu día a día más sencillo
  • PuroMarketing - Marketing en Español

    Hace unos años, si se quería ser un moderno en lo que a comercio se refiere, había que crear una tienda pop-up. Las tiendas pop-up eran la última moda, lo novedoso y lo sorprendente, porque era lo que hacían las marcas 'guays' y también los gigantes de internet que en realidad no tenían tiendas físicas y que con esto conseguían lograr un punto de encuentro con el consumidor. Por tanto, los pop-ups eran una cuestión casi de vanguardia que hacían empresas punteras y firmas digitales que querían un efímero cara a cara.

    A eso se sumaba que no era complicado encontrar excusas y motivaciones para hacer una de estas tiendas especiales. Una fecha señalada como podrían ser las Navidades o el día de San Valentín podían servir para tener una excusa perfecta para lanzar uno de estos puntos de venta. A eso se suma que el hecho de que la tienda sea efímera y los productos tengan una duración a la venta limitada hace que las cosas sean mucho más atractivas para el consumidor, que quiere ir y consumir antes de que se acabe.

    La tendencia dejó pronto de estar solo en manos de las grandes compañías y de las marcas punteras y, rápidamente, se convirtió en un elemento casi comodín. Todo el mundo estaba haciendo tiendas pop-up y el concepto se aprovechó para todo y en todo momento. Lo hacían desde las grandes a las pequeñas, desde las marcas glamurosas hasta las que no lo eran tanto. Y, cuando la tendencia se convierte en tan mainstream, el elemento en cuestión puede perder el atractivo y puede dejar de tener tirón. ¿Ha hecho el uso recurrente que las tiendas pop-up se hayan quemado?

    A tenor de lo que algunos analistas meten en las lista de tendencias en retail para el año que se avecina, las cosas no está tan complicadas para las tiendas pop-up. Una experiencia más personal y centrada en lo que uno quiere, la aparición con fuerza del voice shopping, el uso de tecnologías como la realidad aumentada o la mayor diversidad en trabajadores en el punto de venta son cuatro de las grandes tendencias para el retail en el año entrante que ven los expertos en AdWeek, junto con las tiendas pop-up.

    Por qué no han muerto

    Según los analistas, las tiendas pop-up seguirán apareciendo de forma masiva y lo harán además en aquellos entornos en los que se mueven los consumidores. Por ejemplo, el futuro puede traer una tienda pop-up en redes sociales, si los consumidores están ahí y pueden querer comprar en ese entorno. En vez de limitarse al entorno de venta que ya tienen, las tiendas, las marcas y las empresas buscarán oportunidades especiales y temporales allá donde estas estén.

    Las previsiones de estos expertos están además en línea con los resultados de algunos estudios que se han realizado ya sobre el tema. Por ejemplo, algunas estimaciones valoran el mercado de las tiendas pop-up y solo en EEUU en 50.000 millones de dólares. A eso se suma que no solo hay más tiendas pop-up, sino también de más variedad. A veces son tiendas dentro de la tienda, a veces espacios fuera de la misma y de existencia efímera y otras ocupaciones temporales de espacios vacíos.

    La cuestión es na tendencia de mercado, que permite - como apuntan algunos analistas - que las marcas y empresas puedan entablar conversaciones sobre cuestiones específicas. Es, por ejemplo, lo que hizo Google cuando lanzó una tienda pop-up de dulces para promocionar sus altavoces inteligentes. También puede ayudar a cambiar el de qué y cómo se habla, haciendo que un elemento tome de pronto más protagonismo. Las compañías también usan las tiendas efímeras para testar las aguas en ubicaciones y en ventas de productos.

    Semipresencial en Madrid · UCJC · Prácticas Remuneradas ¡Admisiones abiertas! · Inicio Febrero 2018
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar