PuroMarketing

Por más seguros que se sientan los consumidores, ciertos patrones no van a desaparecer
Cómo la tasa de vacunación está afectando al consumo y a los hábitos de compras a medida que sube la inmunización

La vacuna del coronavirus fue la gran esperanza a la que apostábamos todos a lo largo de 2020. Cuando llegó a finales del año, se convirtió en un gran incentivo. Para las compañías farmacéuticas supuso una inyección de buena reputación y para los consumidores un soplo de esperanza. Para los gobiernos fue la llave para prometer que las cosas cambiarían.

No lo hicieron de forma inmediata, lo que ha supuesto un duro golpe para las emociones de la ciudadanía pero también para las empresas, que esperaban por el momento de la vacunación masiva como palanca para la vuelta a la normalidad y la recuperación económica. El proceso de vacunación avanza lentamente, algo que se puede ver como lógico pero que desespera a unos y a otros.

Aun así, el avance de la vacunación está impactando en los consumidores y en su relación con el mercado. Está cambiando qué esperan, qué harán en el futuro inmediato y cómo compran ya mismo. Como explican en un análisis en la CNBC, las vacunas y su avance entre la población tienen un impacto en ciertos patrones de consumo.

Las preocupaciones de los consumidores no desaparecerán todavía

Los consumidores están preocupados y bajo bastante ansiedad, explican en el análisis. En el análisis, recogen un análisis de AlixPartners sobre la ansiedad que siente los consumidores. Los consumidores de EEUU son los que se muestran más ansiosos y preocupados, pero lo cierto es que, yendo a los datos del estudio, los datos de Europa Occidental tampoco es que sean tan positivos. El siguiente país en términos de ansiedad es Francia (España no ha sido medido en ese estudio) y los dos países que muestran más ajustes en los presupuestos de los consumidores son europeos.

Por tanto, y por mucha fatiga pandémica que se arrastre, los consumidores no se han olvidado de todo lo que les preocupa y no han dejado de estar angustiados sobre el futuro y sobre lo que traerá consigo. Esto implica que cómo consumen y cómo se relacionan con las marcas sigue viéndose afectado. Por ejemplo, continúa siendo muy importante que se muestren medidas de seguridad e higiene contra el virus.

No todo va a desaparecer: puede que hayamos cambiado para siempre cómo hacemos la compra de la semana

Algunos de los cambios que los consumidores han incorporado a sus patrones de consumo durante la pandemia no desaparecerán del todo con la vuelta a potencial a la normalidad y no dejarán de estar presentes durante este período de vacunación. Así, se espera que tanto cenar en restaurantes como viajar sean los últimos sectores que retomen la normalidad total, incluso después de ser vacunados.

Al mismo tiempo, algunos patrones de consumo se quedarán mucho más tiempo, por ejemplo, el cómo compramos alimentación o el cómo cocinamos/comemos más en casa. Los estudios, recuerdan en el análisis, demuestran que los supermercados online han fidelizado a entre el 70 y el 80% de los consumidores ganados durante el momento de pico de la pandemia. En el futuro inmediato, se espera que sigan creciendo. Serán los grandes vencedores del ecommerce, junto con las tiendas a bajo precio.

El gran tirón del contactless

Durante los meses de la pandemia, los pagos con tarjeta y con el móvil vivieron un gran boom. Incluso las pymes más reticentes se lanzaron a aceptar esos modos de pago, porque se buscaba reducir el tener que tocar elementos que otros habían tocado. Aún no se sabía la capacidad de contagio del coronavirus por el tacto. Ahora, la idea se ha quedado, no solo por una cuestión de higiene sino también por una cuestión de comodidad.

El retail estadounidense está viviendo un proceso de cambio de diseño de espacios que bien podría servir para comprender cómo será el futuro inmediato. Las cadenas de venta de electrodomésticos están reduciendo el espacio de exposición para aumentar el de recogida de compras online y las grandes cadenas de supermercados, como Walmart, están mejorando sus sistemas automatizados para gestionar el volumen de compras online. También las cadenas de restaurantes están apostando más por crear drive-thru y servicios de recogida que espacios en los que los consumidores se pueden sentar.

El mundo sin contacto ha llegado para quedarse.

Los consumidores que intentarán volver más rápido a la normalidad serán los jóvenes

Puede que los ciudadanos más jóvenes sean los que están a la cola en las listas de vacunación, pero en lo que a consumo se refiere son los que se muestran más decididos a volver a la normalidad y a recuperar el consumo.

Los adolescentes y los veinteañeros serán la primera oleada de comprados entusiastas, señalan en el análisis, recordando además que ese patrón ya se vio en la crisis económica de la década anterior. Entonces, las adolescentes fueron quienes lideraron la recuperación del consumo, volviendo a comprar productos como ropa.

Ahora mismo, la Generación Z es también la que muestra más entusiasmo por pasar tiempo fuera de casa.