PuroMarketing

Actualmente las empresas y marcas buscan nuevas fórmulas que ayuden a mejorar los resultados de sus estrategias de marketing. Con la llegada de los Social Media, ahora es posible generar nuevos vínculos y relaciones con los consumidores formando parte activa de la conversación. Sin embargo, y a pesar de la evolución de los medios actuales beneficiados por las nuevas tecnologías, existen aspectos fundamentales que siguen prevaleciendo y que para nada han cambiado con el paso de los años.

Después de tantos acontecimientos y malas noticias relacionadas con la crisis económica, es necesario recuperar la confianza de los consumidores, y para ello las empresas y marcas deben de actuar de forma sincera y transparente.

En este sentido, Susan Gunelius, presidente de la consultora Creative KeySplash American Marketing Inc, señalaba algunos de los aspectos más fundamentales que las empresas deben de adoptar como parte esencial de sus estrategias de marketing, fidelización y comercialización a través de todos los medios disponibles y recursos disponibles. Estos sin duda son la transparencia y la confianza.

Sin embargo, las nuevas tendencias y hábitos de los usuarios y consumidores actuales, ha generado un cambio en su rol, otorgándoles nuevos "poderes y habilidades". Ahora el consumidor puede ser el iniciador de una conversación donde pueden llegar a entremezclarse multitud de críticas y opiniones, que de forma determinante pueden terminan repercutiendo sobre la propia reputación de las empresas y marcas.

Esta proliferación de los medios y redes sociales ha proporcionado a los consumidores de nuevos canales y herramientas a través de las cuales hablar de "sus marcas" expresándose libremente pero a su vez, también han supuesto una gran oportunidad para que las empresas puedan comunicarse y llegar hasta ellos de una forma mucho más personal y directa.

Ante este nuevo escenario, las empresas deben de adaptarse a este cambio generacional impuesto por los nuevos medios digitales y los nuevos hábitos de los usuarios aprendiendo a escuchar y conocer aquello que piensan los propios consumidores en una relación donde de nuevo, la transparencia y la confianza vuelven a posicionarse como los aspectos más fundamentales. Todo ello en favor de un claro objetivo como el de consolidar la identidad, reputación e integración de la propia marca manteniendo una buena relación con los clientes.