PuroMarketing

Reiner Evers, especialista en marketing y reconocido gurú de tendencias sobre consumo y fundador de Trendwatching, observatorio de tendencias sobre consumo, investiga las motivaciones de compra de los consumidores más allá de sus necesidades básicas. 

En una reciente entrevista realizada al diario La Vanguardia, Evers profundizaba sobre los diferentes aspectos de la nueva sociedad de consumidores y como estos son influidos por los cambios y nuevas tendencias.

En este sentido, Evers destaca que a pesar de la gran cantidad de impactos publicitarios y ofertas a las que son sometidos los consumidores, al contrario de lo que se piensa, "existen consumidores curiosos, innovadores y creativos que esperan las avalanchas de productos".

A opinión de Evers, el consumidor del siglo XXI, "es un individuo cuyas motivaciones se basan en el estatus, el reconocimiento personal, el autocontrol, la identidad" y que gracias a las nuevas tecnologías y la evolución del medio internet "han sido desbloqueados nuevos caminos para expresar sus propios deseos y necesidades".

La cultura online es quizás uno de los aspectos más destacados y por eso las marcas exitosas apuestan por introducirse en la red. "Las que no lo hacen, no se encuentran dentro de la corriente de consumo actual", señaló Evers.

"Las tendencias son las manifestaciones de los cambios sociales, culturales y económicos que suceden en el mundo".  En España, a pesar de su tasa de empleo y el descenso del consumo, las oportunidades son muy similares a las de otros países. "Las marcas españolas siguen buenas estrategias de marketing, generan buenas campañas, lo están haciendo bien".

Como es evidente, la crisis económica ha generado efectos colaterales sobre las empresas y marcas pero aun así, existen las que ante los malos momentos han sabido hacerse fuertes y reducir el impacto negativo de la crisis.  Estas son sin duda "aquellas marcas que que conectan emocionalmente con el consumidor. Marcas con una actitud auténtica, abierta, madura y humana".

"Las corrientes de consumo evolucionan y las marcas deben hacerlo al mismo tiempo. El ejemplo más obvio en el caso español es Zara. Pero en la actualidad, la competencia es global y los consumidores esperan 'a la mejor'. Por eso, cualquier marca que no alcanza el nivel de las supermarcas como Apple, Zappo o Singapore Airlines está en peligro".

Respecto al futuro de los consumidores y sus tendencias durante los próximos años, estos "van a seguir valorando, fundamentalmente, las mismas cosas: el estatus, el reconocimiento, el control y el desarrollo personal. La escasez como lujo, continuará generando valor. Pero lo más importante será la forma en que la tecnología generará abundancia y escasez, influyendo con ello en el propio comportamiento de los consumidores".