PuroMarketing

Si la publicidad recurre a las emociones, quizás esta sea la ocasión perfecta y una oportunidad excelente para recurrir a la nostalgia que más emociona.

¿Quién no recuerda aquella popular serie de televisión de los años 80, "Knight Rider", también conocida en otros países como "El coche fantástico" o el "El Auto increíble"?

Protagonizada por el actor David Hasselhoff que interpretaba el papel de Michael Knight, la serie supuso un auténtico boom por aquella época. Todo el mundo quedaba asombrado y entusiasmado con aquel superdeportivo de nombre KITT (Knight Industries Two Thousand), dotado de todo tipo de ingenios e innovaciones tecnológicas. Sin embargo, lo más impactante era por supuesto su capacidad de comunicarse, hablar y mantener una conversación totalmente inteligente.

Originalmente diseñado por Wilton Knight y construido por la compañía de ficción "Knight Industries", este modelo de Pontiac Firebird Trans Am se convirtió en el sueño de todo adolescente y de los amantes de las cuatro ruedas. Sin embargo, a pesar de las múltiples funcionalidades de este vehículo futurista, la serie nos dejó en el recuerdo como un guiño que jamás olvidaremos, aquellas escenas y situaciones donde el protagonista llamaba a su coche utilizando para ello como comunicador, su propio reloj de muñeca.

"KIT ven a por mí". Esta frase se repetía una y otra vez a lo largo de toda la serie y en diferentes escenas. Tanto es así, que los más jóvenes y niños de aquella época, también repetían una y otra vez aquel gesto de forma imaginativa. Incluso aquello supuso un enorme impulso para los populares relojes Casio multifuncionales de la generación de los 80.

Aquellos relojes revolucionarios alejados de lo más tradicional, aparecieron en el mercado ofreciendo múltiples y diferentes versiones dotadas de adelantos y prestaciones hasta entonces poco usuales. Desde el ya mítico teclado numérico con función de calculadora, hasta aquellos que disponían de mini juegos e incluso de función de mando a distancia infrarrojo.

Tres décadas después, podemos mirar de nuevo al pasado y darnos cuenta de cómo han evolucionado las tecnologías que actualmente utilizamos. Pero sobre todo, como de aquella visión futurista surgen ahora los nuevos productos inspirados en aquellos útiles del cine y de la ciencia ficción. Y es aquí donde entran en juego compañías como Apple y su popular iWatch. El reloj inteligente que sigue ganando adeptos en medio de esta era de revolución móvil y digital.

Como ya ocurrió con sus populares dispositivos móviles y tables iPad, Apple se ha convertido en una de las compañías más innovadoras de nuestros tiempos. La marcha de su fundador Steve Jobs, el Devon Miles de nuestros tiempos, no nos dejó indiferentes. Pero su legado sirvió para que Apple siguiera apostando por esa visión del futuro que se hace realidad con el lanzamiento de cada uno de sus productos.

La actualidad que nos rodea es un ejemplo de todo ello. Los rumores y noticias sobre el nuevo iWatch de Apple y sus supuestas características y funcionalidades no dejan a nadie indiferente. Desde una supuesta capacidad para el control de la salud del usuario, el latido del corazón, la presión sanguínea, el nivel de glucosa en sangre e incluso de las necesidades de hidratación de cada persona.

Sin embargo, las fuentes más rigurosas, afirman que realmente se trataría de un dispositivo mucho más simple que de lo que se especula. Pero claro, ya sabemos que en esto de los rumores y el marketing para generar expectación, Apple es una auténtica especialista a la que siguen el juego millones de "fanboys" y fanáticos de la marca. Este fenómeno ha sido una constante que hemos podido comprobar en los momentos previos a cualquier nueva novedad o lanzamiento a los que también precede una poderosa campaña de publicidad.

Dicho quede, que no es Apple la primera ni la única compañía sumergida en el desarrollo de este tipo de dispositivos. Pero sí, la única capaz de generar tal expectación a todos los niveles. La historia de su publicidad sirve como testimonio para comprender de qué forma sus anuncios publicitarios han sido ideados para transmitir ese pensamiento y filosofía tan especial. Desde su mítico anuncio "1984", hasta aquellas campañas publicitarias bajo el eslogan "Think Different", protagonizadas por personajes históricos y celebridades como Einstein, Los Beatles, Alfred Hitchcock, Picasso e incluso el propio Stave Jobs. ¿Quién será el próximo?

Si la publicidad recurre a las emociones, quizás esta sea la ocasión perfecta y una oportunidad excelente para recurrir a la nostalgia que más emociona. La que se nutre de nuestros recuerdos para reflotar aquellas sensaciones fantásticas de nuestro pasado y de nuestra infancia. ¿Y qué mejor que la figura de Michael Knight para despertar nuestra nostalgia y nuestras emociones? Para muestra un botón.