PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

Fue en los minutos finales del programa: El hormiguero iba a dar paso a uno de esos experimentos extraños que han popular a la emisión, pero tuvieron que abortar el proceso. Justo cuando iban a encender la mochila con la que uno de los colaboradores se iba a propulsar, buscando elevarse varios metros sobre la calle, el presentador del programa, Pablo Motos, interrumpía el proceso. "Perdona, perdona. La he liado. Hay una publicidad simultánea que va en todas las cadenas a la vez, me quedan 15 segundos... Tengo que dar paso", anunciaba, mandando a los espectadores a publicidad y cerrando así la emisión del día. El programa dio paso a la publicidad y cerró la emisión del día.

En Twitter, se pueden encontrar algunos tuits señalando que fue "lamentable" el corte o preguntándose si es la primera vez que ocurre. Y, por supuesto, hay quienes creen que todo fue un simple truco publicitario para que los espectadores vuelvan al día siguiente para ver la acción perdida y quienes piensan que ya, de entrada, nunca iban a hacer la prueba por peligrosa e irrealizable.

Fuentes de Atresmedia han confirmado a Vertele que no se trata de ningún truco de publicidad ni de un cebo para que los consumidores sigan viendo, sino que realmente se les echó el tiempo encima, lo que les obligó a eliminar la prueba por la presión de dar paso a un bloque de publicidad que estaba contratado a esa hora de forma obligatoria puesto que era simultáneo a las cadenas de Atresmedia. Sería un clásico gaje del directo.

Sin embargo, sea un truco publicitario como temen algunos espectadores o no como defiende la cadena, el problema de la pausa publicitaria de Pablo Motos es un ejemplo bastante claro de algo que molesta y mucho a los consumidores.

Los problemas de la publicidad simultánea

Y lo cierto es que la publicidad simultánea existe y se ha convertido en uno de esos elementos que han marcado el paso a la TDT. Habitualmente, el efecto que las pausas coordinadas tenía se podía notar viendo los contenidos de los canales considerados menos importantes en la oferta de TDT.

Hace unos años, no era tan extraño que se produjesen cortes mal trazados en las emisiones de los canales 'secundarios' para dar paso a los anuncios (que habían sido bien coordinados con las emisiones principales). De hecho, en 2014, la CNMC ya abrió expediente sancionador contra Atresmedia y Mediaset por cómo cortaban las emisiones en sus canales de la TDT para servir anuncios, por si esos cortes iban en contra del espectador y de su seguimiento de la emisión. El coordinar la emisión de publicidad que se lanza en la emisión en directo tradicional con la que se hace a través de la red es otro de los puntos que han sido tradicionalmente problemáticos para las cadenas de televisión.

El atractivo de venta de la publicidad simultánea puede parecer claro a primera vista. El conglomerado televisivo está vendiendo que, en ese momento, el consumidor solo podrá ver anuncios gracias a ellos y también que, por ello, la audiencia potencial de la publicidad será más elevada.

Cuando Atresmedia lanzó hace unos años el formato, lo hizo porque le permitía vender más cara su publicidad. La cuota de pantalla que estaba vendiendo era, gracias a fusionar todos sus canales en una única pausa, más elevada que la que podía vender su canal estrella por separado.

Sin embargo, esto también expone a que se genere una mala experiencia (cortar al mismo tiempo la emisión en todos los canales hace que encajar los contenidos sea muy complicado y se suele centrar en el contenido estrella) y que, al final, acabe espantando a los consumidores que están viendo los contenidos.

ESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosBSM UPF Universidad Pompeu Fabra Medianzo