PuroMarketing

Los espectadores se han cansado de pagar y empiezan incluso a planear dar de baja servicios
Un tercio de los consumidores prefiere streaming con anuncios y pagar menos o nada por sus contenidos

Una de las razones que llevaron a que el VoD se hiciese fuerte entre los espectadores fue la publicidad. Más bien, la ausencia de ella. Años y años de ver la televisión y tener que asumir sus larguísimas pausas publicitarias llevaron a que los espectadores acabasen hartos de esa experiencia. Las plataformas de streaming llegaron con tarifas competitivas, que no funcionaban como una barrera para pagarlas, pero también con el reclamo de ver lo que quieras, cuando quieras y sin anuncios. Los consumidores compraron el modelo.

Cuando el mercado del VoD estaba limitado a un par de players y cuando los servicios que los internautas tenían que pagar no eran tantos, la idea de ir acumulando servicios de pago no parecía tan abrumadora. Al final, la cuenta no era tanta, porque pagabas esto, aquello y como mucho un elemento más.

Todo eso empezó a cambiar cuando la televisión entró en colapso y todo el mundo quiso su parte de la tarta del streaming, para asegurarse mantener sus espectadores. De forma paralela, los muros de pago se empezaron a erguir en más y más sitios. Ahora mismo, de hecho, casi todos los medios generalistas de referencia tienen algún sistema que limita el acceso y empuja al pago.

Al tener que pagar cada vez más cosas, los consumidores empezaron a saturarse. De hecho, se acuñó hasta un término para hablar de ello: tenían fatiga de suscripción. No suscribirse a los servicios a los que se habían acostumbrado parecía algo imposible, pero hacerse con nuevos no tanto. Solo quienes tienen un nombre potente, como es el caso de Disney, han logrado saltarse el hartazgo de los internautas por los pagos. Para todos los demás, las cuentas son complicadas.

Por ello, la publicidad vuelve: los nuevos servicios que han ido apareciendo en Estados Unidos, esa brújula de hacia dónde va el mercado del streaming, ya han o optado solo por modelos con pagos reducidos y anuncios o por ofrecer la opción de pagar menos y ver acciones de marca.

Los consumidores están respondiendo. Si se tiene en cuenta que cada vez son más habituales los listicles de cómo ver contenidos de streaming gratis en España, todo indica que aquí también.

Hartos de pagar

La cuestión no es un pálpito. Es lo que dicen las estadísticas. Un estudio conjunto de Future Today y Variety Intelligence Platform ha analizado la percepción que los estadounidenses tienen del AVoD, el streaming con anuncios.

Los consumidores lo ven con buenos ojos, tanto que creen que es la vía para reducir o eliminar algunas de las cosas que pagan. Un 50,6% de los encuestados asegura que prefiere usar streaming con anuncios para así reducir lo que pagan o directamente no pagar nada.

Los datos se explican porque los consumidores han llegado a su límite: se han cansado de pagar demasiadas cosas. Un 35,5% prevé ya reducir sus suscripciones en los próximos a 12 meses y un 15% ha abandonado ya un servicio de streaming en el último año.

Los anuncios que les sirven en estos servicios no están todavía quemados y los espectadores los reciben de manera positiva. La percepción dominante, según las conclusiones del estudio, es que los consumidores creen que son más relevantes para sus intereses que los que sirve la tele de siempre.