PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcasLa publicidad callejera parece que ha llegado a superar los límites contemplados para la estética de algunas ciudades. Sin duda existen países en el mundo donde la publicidad en las calles domina cada centímetro cuadrado y por ello algunas capitales han tomado ya la iniciativa de prevenir este aumento del espacio publicitario.En este aspecto, París ha sido una de las ciudades en adoptar un nuevo reglamento para reducir drásticamente la publicidad en sus calles con el objetivo de eliminar los paneles publicitarios mayores de ocho metros cuadrados y prohibiendo además la publicidad luminosa sobre edificios "haussmanianos" del siglo XIX.Sao Paulo, la ciudad más grande de Brasil es otro ejemplo cosmopolita donde la publicidad resulta difícil de ignorar. Carteles del tamaño de un rascacielos inundan las fachadas de los edificios en sus calles a los que cada día se suman nuevos espacios y soportes que incluso en ocasiones son instalados de manera ilegal.También en esta ciudad se han propuesto el reducir la publicidad de sus calles. Gilberto Kassab, alcalde de Sao Paulo lo denomina "polución visual" y confima la intención de que estos carteles de formato gigante desaparezca de sus calles.Durante el año 2006 en ciudades como Madrid se hicieron públicos los planteamientos de nuevas ordenanzas que prohibirían la publicidad luminosa de sus calles y las actividades publicitarias que pudieran deteriorar los espacios públicos o bienes declarados de interés cultural. Todo lo contrario de lo que promueven otras ciudades del mundo como New York, donde la propia publicidad es ya más que una seña de identidad hasta tal punto de convertir algunas de sus calles y avenidas en verdaderas galerías publicitarias.Times Square es una de sus calles más sorprendentes y genuinamente americanas. Es quizás el centro simbólico del consumo, la publicidad y la América mas espectacular. Es posible ver decenas de letreros luminosos, paneles fluorescentes de grandes dimensiones, todo tipo de anuncios, restaurantes, cines... Para finalizar no podríamos olvidar citar a otra de las ciudades más espectaculares donde la publicidad practicamente resulta imposible de ignorar. Tokio.Tokio es como la Disneylandia (de las tendencias)”. Así lo definía Sven Kilian, Presidente de CScout Japan, una firma de marketing e investigación de mercado. La publicidad es las calles de Tokio parece recobrar vida gracias a esa inercia imparable por superar las barreras de lo tecnológico e innovando con soportes digitales de todos los colores y tamaños.Resumiendo. Sin duda las diferentes culturas marcan su propio estilo y ritmo de vida. La publicidad tiene un papel definido en cada lugar y cada ciudad del mundo. Aunque sus objetivos casi siempre son los mismos, en algunas ciudades se considera que la publicidad conlleva el ocultar la vistosidad del entorno clásico, de sus edificios y sus lugares. En otras sin embargo, la publicidad ya forma parte de su entorno y sin ella, estas ciudades parecerían desnudas ante los ojos de quienes las observamos.
ESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosBSM UPF Universidad Pompeu Fabra Medianzo