PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

Una de las técnicas más primitivas de la publicidad tradicional, la distribución de octavillas a pie de calle, ha sido la estrategia de "promoción y publicidad" elegida por diferentes camellos de la ciudad de Morón de la Frontera en Sevilla para publicitar su "servicio", ilegal claro está, de venta de drogas.

En las octavillas que anunciaban sin ningún tipo de tapujos este servicio ilegal de venta de drogas, se podía leer el lema "Descuento de cinco euros por cada gramo de coca que me compres", detallando información sobre la localización exacta donde podrían adquirirse este tipo de sustancias y el seudónimo o apodo utilizado por este camello, "El arrebato de Morón".

A pesar de que la venta solía realizarse en distintos locales de ocio de la localidad, evidentemente esta estrategia ideada sin muchas luces ni reflexiones, no tardo en llamar la atención del Cuerpo Nacional de Policía que tras localizar a los repartidores, una pareja con antecedentes policiales, procedieron a su detección con cargos por delitos contra la salud pública. 

Según fuentes policiales, la detención se realizó cuando la pareja se desplazaba en su vehículo a la localidad de Marchena a comprar droga. En el registro realizado en el domicilio del matrimonio, la Policía se ha incautado diverso material para el pesaje, corte, mezcla y distribución de la cocaína, así como una cantidad indeterminada de hachís. Ambos detenidos pasaron a disposición de la Autoridad Judicial, quien ha decretado el ingreso en prisión de uno de los detenidos.

Aunque en la forma peculiar de promocionar la venta de drogas, éste parece ser un caso aislado, existen multitud de antecedentes y casos en los que los camellos y traficantes recurren a la publicidad y los anuncios online para comercializar este tipo de sustancias ilegales.

Incluso existen páginas web a través de las cuales cualquier persona puede comprar drogas y que estas lleguen a casa por correo o mensajería una vez pagadas con la tarjeta de crédito. Estas páginas web son en muchos casos ilegales o alegales, puesto que se sitúan en países donde no está prohibido vender esas sustancias, pero sí son enviadas a países donde el consumo y tenencia de esas sustancias está prohibido por ley.

Se pueden comprar por Internet tanto drogas ilegales como fármacos que necesitan receta médica, las páginas que las ofertan suelen recurrir a cláusulas que indican que el usuario no debe comprar nada si es menor de edad o si en su país las leyes se lo prohiben, aunque no está de más el recordar que es sumamente peligroso la compra de este tipo de sustancias por internet ya que sus efectos suelen ser nocivos y puede que nuestro cuerpo reaccione de manera adversa, si el paquete es intervenido en la aduana se perderá el dinero gastado o incluso se podrían tener algunos problemas con la ley.  

be beyondFundación GalaEventos KinépolisESERP Business & Law SchoolFlyeralarmUDIMA, Universidad a Distancia de MadridGetfluenceExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo