PuroMarketing

Recientemente, el IAB Spain, presentaba el V Estudio Anual de Mobile Marketing que analiza las tendencias y la evolución del sector. Entre algunas de sus conclusiones, el estudio destacaba, cómo las apps aumentaban en un 73% como punto de acceso a Internet, igualándose al navegador. Además, el 78% de los usuarios españoles consulta semanalmente el correo electrónico en el móvil.

Otros informes como el "Socialogue" desarrollado por IPSOS, nos revelaba cómo a nivel global, uso de aplicaciones móviles continúa ganando poco a poco terreno al uso de redes sociales. Incluso, el 52% de los consumidores afirma que el uso de las aplicaciones les motiva a comprar productos. 

Todos estos datos ponen de manifiesto que tanto los dispositivos móviles y sus populares apps son cada vez más relevantes para los propios usuarios y marcas. De hecho, durante los últimos años, el mercado de las aplicaciones móviles se ha visto disparado. Sin embargo, en pocas ocasiones se nos pone sobre aviso de los peligros y amenazas con las que podemos enfrentarnos.

A tres meses de terminar el año, la predicción de Trend Micro de que las amenazas móviles, específicamente las aplicaciones de malware y de alto riesgo, llegarían al millón se ha cumplido.

Trend Micro, en su Informe de Seguridad del Segundo Trimestre de 2013, incidió en que existían más de 700.000 aplicaciones maliciosas y de riesgo para Android. Este importante número, más la continua popularidad de la plataforma entre  los usuarios llevó a la compañía a predecir que 2013 sería el año en que el malware para Android alcanzaría el 1 millón.

Según la información aportada por Trend Micro Mobile App Reputation Service, actualmente ya hay 1 millón de malware para móviles (incluidas las modalidades que abusan de los servicios premium) y de aplicaciones de alto riesgo (aplicaciones que obligan a anuncios publicitarios a enlazar con sites dudosos). Entre el millón de aplicaciones cuestionables que encontramos, el 75% realiza rutinas maliciosas directas, mientras que el 25% presenta rutinas dudosas, que incluyen adware.

Las amenazas que abusan de servicios premium  y el adware entre las principales amenazas a móviles

Familias de malware como FAKEINST (34%) y OPFAKE (30%) encabezan el malware para móviles. El malware FAKEINST generalmente se disfraza de aplicaciones legítimas. Esta modalidad también es la que explota los servicios premium, enviando mensajes de texto no autorizados a ciertos números y registrando a los usuarios a servicios de pago. Un incidente de gran repercusión relacionado con FAKEINST está relacionado con las falsas versiones Bad Piggies, que aparecieron justo después del lanzamiento del juego.

El malware OPFAKE es similar al FAKEINST, sobre todo en lo que a imitación de aplicaciones legítimas se refiere. Sin embargo, la variante (ANDROIDOS_OPFAKE.CTD) mostró un lado distinto del malware, ya que se descubrió que, para abrir un archivo .HTML que pedía a los usuarios descargar un archivo posiblemente malicioso. Además de enviar mensajes a determinados números y de registrar a los usuarios a costosos servicios, los que abusan de los servicios premium plantean otros riesgos para los usuarios. Una reciente infografía creada por Trend Micro muestra otros peligros relacionados con la instalación de este tipo de malware móvil.

Al frente de las aplicaciones de alto riesgo se encuentran ARPUSH y LEADBLT, que suponen el 33% y el 27% del total , respectivamente. Ambos son conocidos tipos de adware e infostealers y recopilan datos relacionados con el dispositivo, como la información del sistema operativo OS, localización GPS, IMEI, etc.