PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

En un contexto en el que 9 de cada 10 internautas ya considera el móvil como su primer dispositivo de conexión a Internet y en el que el smartphone se ha convertido en un aliado imprescindible del shopping (no tanto para comprar en sí, pero para todo el proceso de investigación previo) quizá lo más complicado sería encontrar razones para no invertir en una app propia.

Sin embargo, son muchos los retailers que, por la dificultad técnica, el presupuesto o la existencia de una web que ya funciona bien vía móvil, deciden prescindir de una versión app de su tienda. Para Econsultancy, si se está pensando en invertir en una aplicación, es ahora y nunca. Y probablemente, mejor ahora que nunca. Hay unas cuantas razones para sostenerlo.

El crecimiento en el uso del móvil es imparable

Puede que el smartphone esté llegando a cotas de saturación en el mercado (al fin y al cabo, ya todo el mundo tiene uno), pero lo que no para de crecer es el número de horas que pasamos utilizándolo y el número de acciones que realizamos por él : cada vez se busca, se compara y se comparte más vía móvil, pero además también se compra cada vez más.

El mcommerce supone ya el 27% del comercio online, y la cifra va en aumento. Además, prácticamente la mitad de las visitas móviles que reciben los retailers y la mitad de los ingresos que se están generando son vía app (lo que significa que el que no tiene app, puede estar renunciando a algo).

Y el uso de las apps también

Porque junto con el aumento del uso del móvil ha crecido también la descarga de apps: algunos estudios apuntan que el 85% del uso del móvil ya se produce en las aplicaciones. Aunque también tiene su contrapartida, ya que la mayor parte del tiempo se invierte en las mismas aplicaciones (habitualmente, de redes sociales y mensajería).

En todo caso, el uso de apps parece demasiado grande para que los retailers pueden permitirse ignorarlo. Y hay datos que son incontestables, como que los consumidores que se bajan la app no solo suelen convertirse en clientes recurrentes, sino que además realizan un gasto más importante en sus compras o que el ratio de conversión es un 30% más alto a través de las aplicaciones.

Una aplicación ofrece aún una ventaja competitiva

Básicamente porque aún hay muchas tiendas que carecen de app, y tenerla supone ofrecerle algo extra al consumidor (mientras que no tenerla significa justo lo contrario).

Por otro lado, la velocidad de crecimiento móvil irá dictando las necesidades de los minoritas para innovar y experimentar, y el que prefiera quedarse anclado a estructuras diseñadas para el ecommerce tradicional pagará un precio por ello.

Aquellos que invirtieron primero en las apps nativas ya están comprobando que pueden dar resultados, y perfeccionando el funcionamiento del canal. A medida que vayan evolucionando los hábitos de compra y de uso móvil, los retailers que se hayan reestructurado para conseguir mayores conversiones móviles serán los mejor posicionados para crecer.

Las apps ya se pueden indexar

Uno de los argumentos más habituales en contra de las apps era que, en la web, todo el mundo puede ver y enlazar los contenidos de la marca, pero que en las apps quedaban ocultos.

Sin embargo Google ya está indexando el contenido de las apps para mostrarlo en las búsquedas móviles y los enlaces a contenidos específicos de las apps también son posibles desde hace tiempo.

Los consumidores quieren experiencias consistentes

Cuando los consumidores quieren acceder a una marca en concreto, la forma más rápida y cómoda de hacerlo es a través de la app. Y a medida que la web móvil se haga más sofisticada, las apps serán más y más una herramienta sencilla a la que acudir, especialmente para determinadas actividades.

Así, datos de Millward Brown muestran que, mientras para comparar precios o comprar, los consumidores prefieren consultar la web móvil; para entrar en los programas de fidelización o consultar información sobre una compra ya realizada les resulta mucho más cómodo hacerlo a través de la aplicación.

Ahora bien, es importante que la app sea, ante todo, fácil de usar, permitiendo registrarse y pagar de forma sencilla y sin pedir los datos una y otra vez.

ESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosBSM UPF Universidad Pompeu Fabra Medianzo