Profesional especializada en Marketing Tecnológico y Financiero (B2B y B2G) en Reino Unido.
PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

La persuasión siempre ha sido un arte del plano físico teniendo gran importancia el lenguaje corporal. Pero, ¿qué pasa cuando debemos utilizar otras herramientas?

El lenguaje corporal -no verbal- que supone el 70% de nuestra comunicación se pierde quedando relegada la misma a nuestras palabras, las imágenes y otros recursos que nos brinda internet. Si "siempre" han sido esenciales los grandes comunicadores, más aún lo son en el mundo online. Aquí la destreza de utilizar las palabras del modo apropiado para atraer y seducir en los distintos soportes en los que será posicionado el mensaje es la clave del éxito (redes sociales, newsletter, o los propios e-mails comerciales).

Winston Churchill dijo "Soy optimista, no parece muy útil ser otra cosa". Nueve palabras para una verdad. Transmitir ese positivismo debe ser la esencia de toda nuestra comunicación porque contagiar esa actitud es el camino más corto para provocar la acción del público.  El optimismo es activo, el pesimismo pasivo. A mayor destreza con nuestra lengua, mayor habilidad en el manejo de sinónimos y antónimos.

La riqueza de vocabulario permite encontrar la manera de decir lo mismo de distinta forma, pero siempre bajo una misma premisa "el tono ha de ser globalmente optimista y contener palabras intrínsecamente positivas". Es muy distinto decir "Olvídate de tantos problemas" que "Acércate a nuestras soluciones" Suena sencillo, pero es fácil dejar de tenerlo presente después de las primeras líneas. Esto debe ser una constante en la comunicación desde la primera palabra hasta la última. Lo cual como todo en la vida requiere de constancia y persistencia. Primer consejo, sustituir el "no" por el "sí" lo cual no sólo será positivo para el lector sino además para el escritor.

"El poder de una imagen vale más que mil palabras". Lo reconozco es ya una expresión muchas veces sonada. No obstante, el mundo online requiere de efectos visuales que inspiren y despierten la acción. Más de una vez se pueden encontrar en diferentes acciones promocionales on-line imágenes con mala resolución y deformadas lo cual provoca una pérdida tremenda de atracción.  Aunque "para gustos los colores" sea cual sea el estilo, asegurémonos de transmitir limpieza y cuidado. De igual modo que existe el dicho "no te vistas como lo que eres si como lo que quieres llegar a ser", en internet nuestro vestuario son las imágenes que utilizamos como intermediarios, o sustitutos de nuestro cuerpo.

Después de estas pequeñas pinceladas, e introducción a la persuasión on-line. Saltemos a la acción. Crea un comportamiento de masas y múestralo. Esto es la influencia social informativa o demostración social (Social proof). Ante una situación para la que no se tiene un precedente de acción correcta, las personas toman como adecuado el comportamiento de quienes le rodean considerando que estas personas saben más que ellos. Ejemplo; lectores que leyeron este artículo les pareció muy interesante y continuaron con este otro.

Profesional especializada en Marketing Tecnológico y Financiero (B2B y B2G) en Reino Unido.