PuroMarketing

Justo cuando se han cumplido 5 años desde desde que estallara el polémico caso del "Fraude de los Cursos de Community Manager Gratis" en pleno boom de los medios y redes sociales, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) acaba de imponer una multa contra María Rosa Díez, la que a día de hoy se sigue presentando como "asesora" y "profesora" de la Policía y la Guardia Civil pese a que en su día ambos cuerpos lo desmintieron. Tras una ardua investigación, la AEPD ha concluido que Diez se ha dedicado a enviar desde su domicilio correos para vender su formación a usuarios a los que captó con el gancho de los "cursos gratis". La empresaria eludía sus reiteradas peticiones de que dejara de spammearles bajo la hilarante invención de que ella ya sólo es una "consultora honoraria" del negocio que creó.

En nuestro medio, ya dedicamos una amplia columna de opinión sobre todo ello bajo el título, "El gran fraude que tambaleó la reputación de los profesionales del Social media". Su protagonista, la polémica y polifacética Maria Rosa Diez, quién hasta día de hoy, se mantiene forma vitalicia al frente de Aeprosome, la Asociación Española de Profesionales de Social Media que ella mismo fundó, al igual que la Asociación Española de Programadores de Internet (Asesprin) y la Asociación Española Para la Enseñanza On Line, de la cual, también figura como Presidenta a pesar de reconocer que dicha asociación carece de actividad.

María Rosa Diez se presenta como fundadora de dos empresas: Factoría de Internet SL y Somos La Web SL. Pero también es administradora única de "Vive cada día como si lo hubieras inventado SL" y hace unos años creó otra sociedad en Reino Unido, Happy Social Media LTD, a la que trasladó la titularidad de sus dominios de internet y que fue disuelta por el gobierno británico por no tener actividad alguna.

Es importante ir desglosando y conociendo tal entramando y estructuras societarias para darnos cuenta del alcance y de la forma en la que María Rosa Diez intenta moverse a través de internet y las redes engañando a incautos con su negocio de formación online y los "cursos gratuitos" que utiliza como gancho bajo el paraguas de "su propia Asociación" Aeprosome. En este caso, el "modus operandi" es el de ofrecer de forma profesional y externa a través de una web, "Cursos de Community Manager gratis. 100% prácticos. En vídeos. Con Diploma de la Asociación Española de Profesionales de Social Media". Cursos cuyo diploma, como ha sido demostrado y podemos comprobar en varios vídeos online, de boca de la propia Diez, no es posible conseguir si no es pagando". Incluso dados por vencidos y aceptando el engaño como incautos, dicho diploma solo puede obtenerse a través de un enlace de descarga para posteriormente ser impreso por nosotros mismos.

Han pasado ya algunos años desde que los departamentos de la comunicación de la Policía Nacional y la Guardia Civil desmintieron que María Rosa Diez fuese su "asesora" ni su "profesora", como se presentaba -y se sigue presentando- para publicitar sus cursos. Tampoco es "Profesora en el Master de emprendedores de la Universidad Politécnica", como asegura en su web. En esa Universidad sólo impartió una clase de menos de dos horas hace años y nunca más requirieron sus servicios. Diez ha llegado a presentarse como "miembro del Consejo Académico" de ese Máster de la Politécnica de Madrid, otra falsedad que desmiente la propia Universidad.

El caso y su hashtag #FraudeCM llegaron a ser trending topic. Pero las irregularidades de Diez continúan además de "insultar y arremeter contra la propia asociación y los usuarios que la critican", según la información publicada a través del sitio web de FACUA. Incluso diríamos que han ido a peor puesto que a pesar de todo ello, María Rosa Diez no solo ha seguido ofreciendo sus polémicos cursos, sino que sigue siendo protagonista de nuevas denuncias por distintos motivos, tanto ante la Policía Nacional como en los tribunales de justicia, en los que hay varios procedimientos civiles y penales contra ella.

Según consta en una resolución dictada por la AEPD, en 2015, Diez llamó por teléfono al subinspector de la AEPD que tramitaba una de las denuncias contra ella para decirle que su empresa Happy Social Media no fue disuelta, sino que la vendió a "unos americanos" y había pasado a tener sede en San Francisco, pero que ella continuaba siendo la tutora de los cursos. La Agencia comprobó que no existía ninguna sociedad inscrita en el Registro Mercantil de California con ese nombre.

Justo después de que Protección de Datos comunicase a Diez que tenía conocimiento de que su empresa había sido disuelta por el Gobierno Británico al carecer de actividad, una nueva Happy Social Media fue dada de alta en el Registro Mercantil del Reino Unido, esta vez a nombre de Charles Wildme. La autoridad británica también la disolvería poco después. A día de hoy, la web cursosdecommunitymanagergratis.com asegura que su propietario es un tal Charles Wilde con domicilio en Québec (Canadá) y aunque asegura que cuenta con un cuerpo de profesores para impartir sus cursos -entre ellos nada menos que un máster-, lo cierto es que la única profesora que aparece mencionada en dicha web es la propia María Rosa.

Tras verificar la inexistencia de ninguna empresa llamada Happy Social Media en California, el técnico de la Agencia Española de Protección de Datos envió un correo electrónico a Diez para pedirle información sobre la supuesta venta de su empresa, la identidad del comprador y su ubicación. Esta vez, la respuesta de la empresaria fue, en contra de la información oficial del propio registro mercantil británico, que ella nunca fue dueña de la sociedad y que tenía "sólo un 5% de sus acciones", que únicamente era "la directora", que "los americanos" dudaban de la potestad con la que se les requería la información y que ella misma creía que la AEPD no era competente en EEUU.

María Rosa Diez no logró colar a la AEPD la ficción que no es ella quien controla el negocio de los cursos, que actúa en ellos "de forma desinteresada" y que no es más que una "consultora honoraria gratuita de Happy Social Media". Finalmente, tras numerosas multas contra las empresas que había creado, ahora Protección de Datos ha impuesto la primera sanción a la propia Diez al determinar que es ella la que envía spam a usuarios que, en algunos casos, le han pedido durante dos años que dejara de hacerlo.

Su negocio de "Cursos Gratuitos" acumula multas por un total de 9.700 euros. En 2016, una sanción de 1.500 euros a Somos La Web SL, una de 3.400 y dos 1.400 euros a Happy Social Media Ltd. En 2018, la Agencia constató que el spam se enviaba desde el propio domicilio de María Rosa Diez, por lo que le impuso a ella misma una multa de 2.000 euros.

A pesar de todo ello, el total por las sanciones por Spam impuestas por la Agencia Española Protección de Datos, apenas se acercan al monto total superior a 65.000 euros acumulados por diferentes deudas y otras reclamaciones, embargos o denuncias interpuestas a las empresas de María Rosa Diez. Recordemos por ejemplo la reclamación por impago de 25.480,53 euros a Factoría de Internet, SL. tras el alquiler de salas de reunión, salas de exposición, medios audiovisuales y otros servicios, para el Congreso de Webmasters, celebrado del 21 al 23 de noviembre de 2008.

La larga lista de impagos por parte de las empresas creadas por María Rosa va creciendo debido a que tras varias condenas, incluidas las de rentas impagadas y destrozos provocados en varios inmuebles donde la señora Diez vivió de alquiler. Como consecuencia de ello, el Juzgado de Primera Instancia número 98 de Madrid dictó un auto de ejecución y un decreto de embargo para cobrar los 21.731 euros, más 5.000 euros en concepto de intereses y costas, que Factoría de Internet SL adeudaba a la casera. Sin embargo, el Juzgado no encontró bienes a la empresa para poder cobrar la deuda. Un día antes de éste decreto de embargo del Juzgado, el 6 de julio de 2014, se había trasladado a Happy Social Media Ltd el dominio socialblabla.com, que Factoría de Internet SL registró cuatro años antes. Proceso que también fue replicado con otros dominios de la red de sitios web de María Rosa Diez.

A día de hoy, seguimos siendo conocedores de numerosos casos de personas que se han sentido engañados tras ser victimas del fraude de estos cursos online y que tras manifestar sus quejas y denuncias por todo tipo de problemas e irregularidades, terminan siendo ignoradas y bloqueadas de todos los medios y redes de este entramado de empresas, haciendo imposible además, cualquier tipo de reclamación, vía de contacto, devolución del dinero e incluso proceso de baja de listas de emailing por las que recientemente María Rosa Diez ha sido sancionada.

Cabe destacar que la resolución de esta nueva multa por spam impuesta por la Agencia Española Protección de Datos, se dictaminó anteriormente a la entrada en vigor de la nueva ley RGPD europeo, con lo que las multas podrían llegar a ser aun mas severas de haberse realizado tras la nueva normativa.