PuroMarketing

Directora de Cuentas y Comunicación de AGENCIALIA COMUNICACIÓN, agencia de comunicación y relaciones...

Elegir la mejor agencia de comunicación y relaciones públicas para tu empresa no es una tarea fácil. Siempre digo que seleccionar una agencia es como elegir a tu pareja en la vida real. Es decir que una persona sea la media naranja de otra, no quiere decir que sea "tu media naranja". Pues lo mismo ocurre con las agencias de comunicación. A veces se acierta con su elección, pero otras el resultado de la misma en un estrepitoso fracaso que deja huella.

Esto hace que con frecuencia se oiga a directores de comunicación y marketing, e incluso a los propios gerentes de pymes y grandes empresas, quejarse de que las relaciones con su agencia no son todo lo buenas que les gustaría que fueran. Y es que, cuando nos damos cuenta es demasiado tarde y con ello llegan las consecuencias: mala comunicación, campañas nefastas y malos resultados.

¿Te cuento un secreto?

Hace unos meses viví una experiencia que me ha inspirado para escribir este artículo. Asistí a un evento para pymes y emprendedores muy conocido en Madrid. Allí conocí al gerente de una empresa nacional de tamaño medio quien había vivido una experiencia muy negativa con su agencia de comunicación. No estaba satisfecho con el trato que durante el tiempo del contrato había recibido y le habían hecho sentirse como una pequeña gota en el mar.

Cuando me nombró la agencia con la que había trabajado realmente me sorprendió. Es una de las agencias de comunicación más reconocidas a nivel nacional. El gerente se quejaba de que no habían sabido captar el tono? el mensaje que quería dar de su empresa, que no le atendían? Lo achacaba al tamaño de su compañía frente a las demás cuentas que la agencia tenía (multinacionales o grandes empresas) que seguramente les aportaba una mayor rendimiento económico que la suya.

Mi respuesta fue la siguiente: El problema no es que la agencia de comunicación sea buena o mala. Esa agencia precisamente ha ganado numerosos galardones, y por lo que yo sé de primera mano, es merecedora de todo mi respeto. El problema es que la elección no fue la acertada, es decir no se eligió la agencia que encajaba con la filosofía y los objetivos de esa empresa cliente, pero tampoco con su tamaño (una pyme) y con su sector.

Y es que antes de elegir una agencia de comunicación y relaciones públicas tenemos que pensar que nos conviene más: ¿una agencia multinacional o una local? ¿Una que esté especializada en lo que realmente queremos o una que preste servicios de comunicación integral? Y respecto a su tamaño, ¿con quién nos resultará más fácil trabajar: una agencia grande, mediana o pequeña?

Aquí os dejo algunos mitos, reales unos y otros no, que os pueden ser útiles a la hora de elegir a vuestra agencia de comunicación y relaciones públicas:

  1. La experiencia de la agencia y de su equipo. Si bien es verdad que hay que fijarse en la experiencia de la agencia, también hay que fijarse en la de la persona que va a hacerse cargo de nuestra cuenta. De nada me sirve contratar a la mejor agencia de comunicación y relaciones públicas del mercado si luego la persona que se encarga de gestionar nuestra cuenta es un becario. La experiencia siempre es un grado. Es decir muchas personas con las que he hablado se quejan de que, después de la "fase del cortejo" en la que son atendidos por profesionales de primer nivel de la agencia, son luego 'dejados y abandonados' en manos de otros de menor experiencia e incluso en becarios.
  2. La especialización en el sector. Es cierto que la especialización es determinante en ciertos mercados y que casi siempre es garantía de éxito. Pero también puede tener su lado negativo ya que una excesiva especialización puede hacer que la agencia no se planteé nuevos retos, caiga en rutinas, haga lo que siempre ha hecho y en definitiva pierda toda la originalidad y frescura de nuestra comunicación.
  3. La fidelidad de la cartera de clientes. No vale de nada que una agencia tenga un gran número de clientes si luego existe una excesiva rotación de los mismos. Esto es un aviso de que algo falla. En sentido contrario, hay otras agencias que cuentan con un nivel de fidelización altísimo con una pequeña cartera de clientes, con los que lleva muchos años trabajando. Está claro que por algo será.
  4. Sé sincero y piensa si eres un cliente estratégico para esa agencia. Si la respuesta es afirmativa, puedes tener la garantía de que la agencia se va a volcar con tu empresa. Si no es así, vuelve a valorar si el perfil de la agencia (multinacional, local, grande, pequeña, etc.) es el adecuado para tu empresa.
  5. El precio. Sin duda alguna, y en la situación económica que vivimos en la actualidad, el precio es un factor fundamental. El precio bajo de algunas ofertas es a veces un factor decisivo pero no debe ser el único y debe ser siempre analizado. En ofertas muy bajas se ocultan a veces equipos de baja experiencia o el descuido de la cuenta. Pero en otras simplemente se encuentra el interés de la agencia por ganar esa cuenta, bien porque sea un cliente estratégico para ella o porque quiera ampliar su cartera de clientes, por ejemplo. También en ofertas muy altas muchas veces se da por hecho que nos atenderá un equipo altamente profesional cuando a veces por desgracia no es así. Mi consejo: Sé cauto y valora todas las opciones.
Directora de Cuentas y Comunicación de AGENCIALIA COMUNICACIÓN, agencia de comunicación y relaciones...