PuroMarketing

  • OPINIÓN

¿Cuál es la misión del Barça? ¿Cuál es el objetivo del Depor? ¿Cuál es la visión de Florentino Pérez para el Real Madrid? ¿Cuáles son los valores del Athletic de Bilbao? ¿Y los de Mourinho? Seguro que sin darle demasiadas vueltas eres capaz de dar alguna respuesta a todas estas cuestiones y distinguir entre los tres conceptos que se presentan: misión, visión y valores.

Ahora atrévete a dirigir las preguntas a tu pequeño negocio: ¿Cuáles son tu misión, tu visión y tus valores?

Pero antes, ¿por qué son importantes? Son tres elementos clave para gestionar cualquier empresa en la que participen personas y las responsabilidades estén distribuidas. Sin ellos, aparecen discordancias, inefectividad, ineficiencia y conflictos.

La visión es un destello del futuro gracias a la intervención de la empresa. La visión de Facebook es un mundo donde "la gente usa Facebook para mantenerse en contacto con amigos y familiares, para descubrir lo que ocurre en el mundo y para compartir y expresar lo que realmente les importa.". La Estrella Polar de tu empresa.

La misión resume qué hace una empresa, para quién y cómo. McDonald's quiere ser "el lugar favorito para comer y beber de sus clientes". La misión de Disney es "ser uno de los mejores proveedores de información y entretenimiento del mundo". La Fundación de Ayuda contra la Drogadicción tiene como misión "Prevenir el consumo de drogas y otras conductas de riesgo que impidan o dificulten el desarrollo personal y social de los adolescentes, en España y en Latinoamérica".

La misión y la visión sirven para inspirar a tu organización y presentarla a terceros. Contesta la pregunta ¿Qué hace tu negocio?.

La misión dota de perspectiva todas las decisiones estratégicas de una empresa. La compañía aérea que tenga por misión ofrecer los billetes más baratos, deberá plantear toda su estrategia y sus operaciones con el fin de reducir costes. La que pretenda ser más lujosa, no podrá escatimar en detalles. Cuando la misión es clara, todos los miembros del equipo saben a qué atenerse y les será más sencillo tomar decisiones.

Visión y misión a veces vienen combinadas. Por ejemplo, Amazon quiere ser "la empresa más centrada en el cliente en el mundo, donde cualquiera pueda buscar y descubrir cualquier cosa que quiera comprar online".

¿Qué ocurre cuando falta una misión o una visión? Parafraseando a Lewis Carroll, cuando no sabes adónde vas, da igual qué camino tomes. Un negocio sin alma se limita a utilizar sus recursos para subsistir y sólo avanzará en el mejor de los casos de manera oportunista cuando se den las circunstancias. Si además el negocio tiene un tamaño medio y las tareas están repartidas entre varios responsables, hará falta un gran esfuerzo de coordinación para que sus esfuerzos no diverjan ya que cada "jefe" dirigirá su área de responsabilidad únicamente conforme a su propio juicio.

Los valores son la savia de tu negocio: definen cómo se va a vivir tu empresa. Escritos o no, definen cómo vas a tratar a los clientes, colaboradores, competencia, medio ambiente, etc y son las dimensiones conforme a las cuales medirás tu desempeño diario.

Nokia solía tener cuatro valores: Satisfacción del cliente, Respeto, Renovación y Logro. Durante su evaluación periódica, todo empleado debía aportar ejemplos concretos sobre cómo había incorporado estos valores a su día a día. Quienes no vivían los valores, recibían peor evaluación y por ello, menor compensación.

Tienes que vivir los valores de tu negocio. La ausencia de valores en una empresa por pequeña que sea es perjudicial a largo plazo. Por desgracia, muchas empresas limitan sus valores al material promocional y a los lobbies de sus sedes, por ejemplo Enron: Comunicación, Respeto, Integridad, Excelencia.