PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

Tras el confinamiento a rajatabla, en el que el nuestro consumo se limitaba al supermercado y a aquellas cosas que se podían comprar en internet, la progresiva vuelta a la normalidad de estas semanas podría ser también la vuelta a la normalidad en el consumo. ¿Estamos empezando a comprar ahora como en el pasado y estamos esperando a que abran las tiendas para lanzarnos al consumo en masa?

La última oleada del GfK Consumer Pulse Report, que analiza cada semana el estado emocional de los consumidores en varios países durante la crisis del coronavirus, permite hacerse una idea. El estudio, centrado en las percepciones de los consumidores españoles, ha preguntado sobre cómo se siente que está operando la desescalada y también cómo se sienten los consumidores de cara a los comportamientos que podrán hacer a partir de ahora. Es una vía para comprender si realmente ahora que pueden empezar a consumir lo van a hacer realmente.

Los datos del estudio de GFK invitan a ser prudentes en términos de gasto y comportamientos de consumo. Solo el 28% de los encuestados asegura que las medidas de desescalada son "acertadas" y que consideran que son "necesarias para reactivar la economía" (el porcentaje crece al 40% si se analiza la franja que va de los 25 a 34 años). Frente a ellos, un 61% reconoce que no tiene muy clara su opinión. Por un lado creen que es importante volver a la normalidad, pero por otro les "preocupa el riesgo que implica".

Y si los ciudadanos temen lo que pueda suponer la desescalada, cabría preguntarse si se van a lanzar en masa al consumo. Quienes vivan en zonas que ya han pasado la fase uno de desescalada recordarán las terrazas llenas de los primeros días, aunque ahora ya no es tan raro no encontrar terrazas tan llenas de gente. Según los datos del estudio, solo un 24% de los españoles reconoce que no tiene intención de pisar ahora una terraza, pero al mismo tiempo solo el 13% asegura que lo hará en cuanto le esté permitido hacerlo. Un 62% se queda en la precaución. Van a esperar días o semanas "por prudencia".

Y, de hecho, las actividades en las que los consumidores tienen más claro que lo harán (aunque ningún porcentaje roce la mayoría) es en aquellas actividades que implican una conexión con sus seres más cercanos. Un 27% irá "inmediatamente" de visita o recibirá a sus familiares y un 19% lo hará con sus amigos. En medio está el 21% que irá a la peluquería.

En pautas de consumo, solo un 9% tiene claro que irá a un centro comercial en cuanto abra y solo un 7% lo hará con un restaurante. Un 38 y un 37% respectivamente no lo harán. Un 59% no irá a un espectáculo en un espacio abierto y un 55% no lo hará con uno en un espacio cerrado.

Más conservadores en gasto

¿Quiere decir esto que nuestros patrones de consumo se quedarán un tanto en suspenso a pesar de las fases de vuelta a la normalidad? Un estudio de YouGov para ManoaMano concluía estos días también que el 80% de los españoles afirma haber disfrutado de su casa durante el confinamiento, porque han podido pasar más tiempo con sus seres queridos y haciendo cosas que hasta ahora no habían podido hacer como ordenar su casa.

Disfrutar de tu casa cuando todo está cerrado no implica, eso sí, que no quieras hacer cosas fuera de ella cuando tengas oportunidad.

Al temor al contagio y a la necesidad de seguir manteniendo distancia social, habría que sumar más bien el miedo al gasto y la tendencia a ser más conservadores con las decisiones de consumo que suelen acompañar a las crisis.

Antes de la crisis, según otro estudio de YouGov, el 84% de los españoles aseguraba que se irá de vacaciones este año. Ahora solo, y si se puede, lo hará un 44%. El 52% de los españoles asegura que no viajaría si existiese la posibilidad. Un 23% no lo hará por miedo al covid, pero un 13% no lo hará por economía.

ESERP Business & Law SchoolUDIMA, Universidad a Distancia de MadridIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo