PuroMarketing

Es una realidad, muchas empresas no alcanzan los objetivos previstos en las redes sociales; no consiguen sacar partido a su inversión, y esta decepción únicamente causa frustración y una actitud muy crítica hacia la efectividad de estos canales.

Muchas empresas, especialmente las pymes, se lanzaron de cabeza a las redes sociales, atraídos por la creencia de que se trataba de un medio barato y sencillo para promocionarse, que aquí proliferarían los seguidores y pronto iban a cosechar resultados positivos. En cambio, con el paso del tiempo se han dado cuenta de que la tierra prometida no era tal, sino más bien un laberinto sin fin a través del cual han ido perdiendo tiempo y recursos. Según la encuesta publicada en abril por Telstra, el 24% de las pequeñas empresas que invierten en redes sociales no ha obtenido ningún resultado positivo. Quizás, este porcentaje de empresas tengan una visión equivocada del rol de las redes sociales y cuál es la forma más efectiva e inteligente de aprovechar todo su potencial.

Todo va a depender de si la empresa está dispuesta a emplearse a fondo, conocer las particularidades de estos canales y a invertir en una estrategia. Lo que implica el propósito de generar contenido y de mostrar una actitud abierta al diálogo con sus seguidores. Si lo único que pretende es vender, se ha equivocado de lugar.

Sin escucha activa ni interacción, las marcas son como almas en pena

Estar por estar en las redes sociales, es el principal error en el que suelen incurrir muchas empresas. Es cierto que este tipo de medios pueden ofrecernos grandes oportunidades, pero la mera presencia no nos servirá para alcanzar nuestros propósitos y objetivos. Las empresas y marcas deben mantenerse activas y también saber permanecer a la escucha para conocer a su audiencia o público objetivo, y cuanto se dice de ellas. Y es que aunque muchas empresas puedan dar un buen ejemplo de como aprovechar este tipo de medios, lo cierto es que en ocasiones,  las redes sociales pueden llegar a parecer auténticos cementerios repletos de almas en pena. Empresas que mantienen su presencia aunque sin signos aparentes de vida o actividad alguna.

Sin estrategia es imposible obtener resultados

Para obtener resultados positivos no basta con abrir un perfil en Facebook, y dejarlo a ver qué pasa. Toda acción en los Social Media ha de responder a una estrategia; deben ser acciones dirigidas a lograr unos objetivos. Además estas acciones deben estar coordinadas con el plan de marketing de la empresa, con el fin de que cualquier iniciativa refuerce el objetivo final, y haya una integración en toda la comunicación de la empresa. ¿Están vinculados tus perfiles sociales a tu página web? ¿saben tus clientes que estás en Facebook? ¿integras tus botones sociales en tu firma de mail?

El contenido es el combustible que alimenta el motor en los Social Media

Sácate de la cabeza la idea de que las redes sociales son un canal de ventas. Si no aportas valor, si no eres capaz de conectar con tus seguidores, de generar confianza y darles motivos para que quieran saber más de ti, todos tus esfuerzos serán en vano. Da igual las horas que dediques en Twitter a decir lo bien que haces esto, o cuál es tu última promoción,... si no eres capaz de decirles algo más, los resultados dejarán mucho que desear.

Las redes sociales no son válidas para todo tipo de negocio

¿te has parado a pensar si realmente las redes sociales son para ti? El hecho de que tu vecino lo haga no significa que tú también debas. Es necesario ser consciente de cuál es tu actividad, quién es tu público objetivo y qué canales son los más apropiados para llegar hasta ellos. Puede que sea más efectivo que abras un canal de YouTube para mostrar el proceso de fabricación o consejos de uso sobre tus productos; o que crees webinars para transmitir tu saber hacer y, con ello, conseguir leads de calidad. Una vez más, párate, reconsidera tus objetivos y diseña una estrategia adecuada a ellos.

La gestión de las redes sociales es una gran responsabilidad

Otro factor a tener en cuenta a la hora de crear un perfil corporativo es quién va a ser el responsable de su administración, de hablar en nombre de la empresa a través de los canales 2.0. Esta persona ha de conocer este medio, saber cómo actuar en todo momento, y ser capaz de poner siempre la mejor cara de la marca. Esto no evita que en ocasiones se den situaciones desagradables, a las cuales tendrá que hacer frente y contar con el apoyo de la empresa. Según Telstra, las pymes ya se van dando cuenta de los riesgos de su actividad en redes sociales, un 12% considera que puede perjudicar a su empresa. La marca ha de ser consciente de que las redes sociales son un canal más de comunicación, no un elemento aislado de su estrategia.