PuroMarketing

¿son realmente todos los seguidores de las marcas verdaderos fans?
PhD en Marketing y autora de las principales publicaciones de Customer Experience&Emotional Management....

Los cantantes, actores y futbolistas tienen miles de fans, adolescentes que les idolatran. De hecho en nuestros días existe una especie de gran liga mundial formada por equipos de fans de las estrellas juveniles que luchan para defender a sus ídolos.

Los "beliebers" (fans de Justin Bieber), son más de 46 millones en Twitter y rivalizan con los 15 millones de "directioners" (devotos de One Direction); mientras que los "smilers" (incondicionales de Miley Cyrus), 15 millones en Twitter, compiten con los 16 millones de "selenators" (fans de Selena Gómez).

Esa guerra en los Social Media también se lleva a cabo entre aquellos que defienden una determinada marca o producto. Coca-Cola, con 74 millones de "me gusta" en Facebook compite con Pepsi, que tiene 28 millones. Por su parte Apple, casi tiene 10 millones se seguidores en Facebook, y Microsoft más de 3 millones.

Pero ¿son realmente todos estos seguidores verdaderos fans? ¿Son realmente fans todos nuestros seguidores?

Es obvio que hay muchos que dan a "me gusta" en una página de Facebook o siguen una marca en Twitter para participar en un sorteo o conseguir una promoción, y eso no significa que sean clientes habituales, ni que admiren a la empresa u organización. Ni mucho menos que se consideren fans de la misma.

Según podemos recoger en la wikipedia, un fan, simpatizante, aficionado, seguidor, admirador o fanático es una persona que siente gusto y entusiasmo por algo. La RAE, lo resumen como el admirador o seguidor de alguien. Un término bastante distante del fanatismo, que se refiere a quienes para ello, adoptan una actitud o actividad que se manifiesta con pasión exacerbada, desmedida y tenaz.

El fenómeno fan es algo más complejo y más amplio, pero su figura, ha cobrado protagonismo con el auge y evolución de los medios y redes sociales. Sin embargo, suele darse el error de confundir los seguidores de una marca o empresa, con la figura de los verdaderos fans.  El fan verdadero debe reunir los siguientes atributos:

  • Ser cliente y repetir
  • Recomendar a familiares, amigos y otras personas
  • Decir cosas positivas
  • Animar a otros a ser clientes
  • Ser la primera opción de compra en los próximos años
  • Sentirse molesto al escuchar o leer noticias negativas
  • Defender la marca o empresa ante otra compañía si fuera necesario

Entendidas estas premisas básicas ¿Tiene su empresa este tipo de fans? y aún más importante... ¿Sabes cómo generarlos, cómo tratarlos y compensarlos?

PhD en Marketing y autora de las principales publicaciones de Customer Experience&Emotional Management....