PuroMarketing

La televisión ha visto cómo evolucionaba el cómo se ven sus contenidos en los últimos tiempos. La época en la que toda la familia se sentaba entorno a la tele y veían todos juntos los mismos programas ha pasado ya hace tiempo. Los consumidores ya no ven la tele en familia, lo que ha llevado a las cadenas a cambiar la programación y a los anunciantes a cambiar sus estrategias. Tras ver la tele en familia, los consumidores pasaron a ver la tele de una forma mucho más individualizada, centrándose cada uno de ellos en lo que les interesaba y los hogares se llenaron de teles que cada uno veía a su gusto y cuando le apetecía. Y ahora el consumo de televisión está pasando a una nueva etapa, con una nueva oleada de cambios.

¿Qué es lo que está modificando el cómo vemos ahora la tele?

La respuesta a esa pregunta es, claramente, internet. La red es la que está haciendo que nuestros hábitos de consumo de contenidos audiovisuales cambien de forma que casi se podría considerar revolucionaria.

Así lo ha demostrado un estudio reciente de Hulu, que ha analizado que es lo que está haciendo que la televisión se vea de una forma diferente y que parte de una muestra estadounidense de consumidores (pero, dado que EEUU suele ser la avanzadilla de lo que ocurre en televisión, el estudio puede servir como una bola de cristal para ver qué ocurrirá en otro mercado. El estudio concluye que aunque son los móviles los dispositivos que están incentivando el consumo de contenidos de vídeo, lo cierto es que no son exactamente los que sirven para acceder a los contenidos long-form en vídeo y a los contenidos premium, esto es, a los contenidos audiovisuales propios de la televisión.

Para este tipo de contenidos, los consumidores están echando mano de los dispositivos over-the-top (OTT). Los dispositivos OTT, conocidos en castellano también como la cuarta ola tecnológica, son aquellos que permiten acceder a contenidos directamente sin pasar por los intermediarios tradicionales, como pueden ser las cadenas de televisión. Son todos esos dispositivos que dan acceso directo a páginas de VoD y que están, por tanto, conectados a la red. Según las conclusiones del estudio de Hulu, son por ello las smart TVs, los dispositivos conectados y las videoconsolas las que están aglutinando el consumo de estos contenidos. Según cifras del propio Hulu, casi más del 60% de todos los visionados de contenido en su plataforma se realizan desde este tipo de contenidos.

También cambia lo que hacemos online

Y esto hace que no solo las televisiones estén empezando a funcionar de una forma diferente y que los consumidores recurran a otros caminos para acceder al contenido que tradicionalmente veían en ellas, sino que también está modificando las pautas de comportamiento tradicionales que seguían los consumidores en internet.

Según los datos del estudio, los consumidores están viendo cada vez menos contenidos de esta naturaleza en sus ordenadores y las smart TVs y los dispositivos conectados les están robando a sus espectadores. Los visionados desde PC han ido cayendo de forma sostenida y secuencial durante los últimos trimestres y se prevé que sigan haciéndolo en los próximos trimestres. El visionado de estos contenidos desde estos terminales ya es, según los datos del informe, de uno de cuatro reproducciones.

Además, los ordenadores podrían tener un nuevo competidor para hacerse con la atención de los consumidores y para ser la plataforma de acceso a estos contenidos. Aunque el móvil se está empleando sobre todo para acceder a contenidos en vídeo de más corta duración, las cifras demuestran que los consumidores los están empleando cada vez más para acceder a los contenidos long-form que ven en sus smart TVs.

El consumo de contenidos a través de estos dispositivos va creciendo de forma lenta pero sostenida y se podría además beneficiar de los cambios que impulsan las tendencias tecnológicas. El boom de los phablets, smartphones con pantallas mucho más grandes, podría empujar a más espectadores a ver estos contenidos en estas pantallas.