PuroMarketing

La demanda de vídeo online en Estados Unidos está desbancando al televisor. Según refleja el último estudio de IAB, "2014 Original Digital Video Study", en Estados Unidos, los usuarios prefieren elegir lo que quieren ver online, antes que sentarse frente a la televisión.

Así, a la hora de consumir contenido relacionado con la información de actualidad, o deportes, los adultos americanos optan por el contenido digital. Una predilección que también se produce con el contenido emitido en primetime. 

La apuesta por el contenido original para internet es clara. El estudio indica que el 22% de los adultos americanos consumía vídeo digital cada mes, lo que implica una audiencia de 52 millones; lo que supone un incremento del 15% desde el año anterior.

Tal como indicábamos esta semana en un artículo relacionado sobre el consumo de vídeos online entre los más jóvenes en detrimento de la televisión, el consumo de contenidos ha de adaptarse al momento y al instante deseado, así como simultanearse con otras actividades realizadas en el entorno online. Y esto es precisamente lo que se consigue con el contenido digital.

Se trata de un hábito que se muestra especialmente en las nuevas generaciones. Para ellos, el ordenador y los dispositivos móviles se han convertido en la ventana de acceso al mundo del contenido. En consecuencia, acumulan horas y horas de visitando de contenido y vídeos, redefiniendo así e concepto de televisión del futuro.

El informe de IAB indica que el 46% de los usuarios de smartphone y el 41% de los de tabletas recurren a sus dispositivos para ver vídeo online al menos el doble que el año pasado. Además, la televisión conectada ya es una realidad, a la que se ha adherido el 48% de estos usuarios.

El estudio muestra además cómo los hábitos de consumo de este tipo de contenido han variado, especialmente en lo que se refiere a libertad de horarios. Por ello, más de la mitad de los usuarios de vídeo digital indica que no cuenta con una planificación para disfrutar de este contenido; una limitación que sí condiciona a los usuarios de televisión online, o a los de la televisión tradicional, sujetos al prime time.

Tanto el tipo de contenido a consumir, como el modo son también distintos. Estos usuarios apuestan por los vídeos de corta duración, y habitualmente los consumen solos. Con la llegada del vídeo digital, la socialización ya no es física, sino que ha tomado un carácter online. En consecuencia, las redes sociales son un medio para descubrir este tipo de contenido, que además anima a participar en la conversación 2.0. Los datos del IAB indican que el 52% de los espectadores de vídeo digital participa en actividad social; frente al 38% de los que interactúan en horario prime time en la televisión.