PuroMarketing

No hay ningún lugar a dudas acerca de que la comunicación siga siendo fundamental para las empresas. De hecho, podría considerarse tal vez como una de los pilares de la estrategia de marca. Claro está, nos referimos a la propia comunicación como a la acción utilizada por las empresas y marcas para informar o hacer saber alguna cosa a otros, a nuestra propia audiencia, a nuestro público objetivo, etc... a través de diferentes medios y canales. Sin embargo, ante esta obviedad, podríamos plantearnos algunas cuestiones. La principal de todas ellas sería; ¿Están realmente las empresas comunicando de la forma más eficaz?

Son muchas las empresas que a diario pretenden comunicar sus novedades, promociones y lanzamientos. Para ello, elaboran su propia información a través de sus departamentos o agencias de comunicación. Seguidamente, el objetivo es buscar la forma de distribuir dicha información y que esta, pueda alcanzar la mayor cobertura posible. Cada día, miles de notas de prensa invaden los buzones de correos para llegar también a los medios. La mala noticia es, que el 99% de este tipo de comunicados tienen el mismo destino. Las papeleras de reciclaje donde su información queda olvidada sin pena ni gloria. 

Esto sigue sucediendo debido a que todavía, una gran parte de las empresas siguen sin entender las claves de la nueva comunicación y consideran que la comunicación tradicional de antaño sigue funcionando, sin percatarse de que durante todos estos años hemos sido testigos de una gran revolución que también ha logrado cambiar muchos de los paradigmas de la comunicación. Y los principales motivos son simples: la información corporativa o de empresa, ya no vende, no interesa, no tiene ni lugar ni atractivo. Si no somos una auténtica lovemark o una gran marca reconocida y con millones de seguidores, nuestra información será mucho más irrelevante si además no tenemos nada importante que decir o contar a través de ella.

Todo ello comienza a convertirse en un asunto de real importancia que atiende a los valores de una nueva cultura de la comunicación. Donde no importan lo que las empresas vendan, ni vale todo sobre lo que las empresas pretenden informarnos. Importa lo que hacen, cómo lo hacen y como son las experiencias. Estas son al fin y al cabo, historias amenas que pueden despertar la curiosidad, más allá del abuso a diestro y siniestro de la comunicación tradicional que ya lleva tiempo agonizando, y donde el marketing de contenidos se abre paso liderando las nuevas formas de comunicar de empresas y marcas.

Muchas agencias de comunicación siguen empeñadas en ofrecer a sus clientes la elaboración de comunicados y notas de prensa comerciales que posteriormente son enviadas de forma masiva a múltiples medios en busca de una promoción gratuita, y dejando a su suerte o a criterio de estos, que las mismas puedan resultar relevantes o interesantes para ser publicadas, o lo más seguro, terminen ignoradas e incrementado el número de correos eliminados a los que no se les presta atención dado que no aportan valor añadido alguno en la mayoría de los casos.

Según un informe desarrollado por Digital Life, las empresas y marcas que no entienden ni a las audiencias ni lo que quiere el propio consumidor, están inundando de 'basura' el mundo digital, y no solo en los medios y redes sociales. Las estrategias digitales de comunicación sin orientación clara están generando toneladas de información inservibles que además quedan relegadas a la nada y al olvido. La basura digital es la acumulación de miles de marcas que pretenden hacer uso de una comunicación desarrollada a través de los canales y medios online sin pensar nunca lo que realmente podría interesar a su propia audiencia o público objetivo.  Por ello es importante que las empresas cambien su concepto de la comunicación y apuesten por compartir experiencias y contenidos relevantes.

Las empresas y profesionales de la comunicación deberían plantearse una serie de preguntas realmente interesantes. “¿Qué se considera algo con valor único y atractivo para los consumidores? ¿Qué es algo que podamos ofrecer a los medios y sus audiencias que no hayan visto o leído antes y a su vez, ofrezca algún tipo de valor a la participación que va más allá del simple hecho de empujar el contenido?”.

Las empresas pueden utilizar sus conocimientos y experiencias profesionales para generar información de referencia y ayuda, consejos, tendencias, análisis del mercado, estudios, etc... Todo ello apoyado en una información realmente útil y de calidad que puede generar una mayor exposición y conciencia de la propia marca que las tradicionales notas de prensa que buscan una promoción de carácter comercial y además gratuita. Es más que evidente que tanto empresas como profesionales así como agencias y gabinetes de prensa, necesitan cambiar su concepto de la comunicación y apostar por compartir experiencias y contenidos relevantes.