PuroMarketing

La clave del éxito es detallar previamente un exhaustivo análisis de la marca en cuanto a su público objetivo, competencia, entorno, comunicación, reputación online, entre otros aspectos

A día de hoy las personas pasamos gran parte de nuestra vida cotidiana conectados a través del smartphone, portátil, tablet…Y mucha de la actividad que realizamos en internet es búsqueda de información sobre aquello que nos interesa o consumimos. Por tanto, la reputación online de una marca o de una empresa es fundamental para su crecimiento e incluso para su supervivencia.

Cualquier negocio debe gestionar no solo su reputación online e imagen, sino también la atención al cliente a través de las redes sociales. Para ello es necesario un equipo especializado en Social Media. No todas las empresas contemplan o pueden absorber un departamento de marketing digital o la figura de un community manager en plantilla; además, muy a menudo es mucho más efectivo externalizar esta tarea en una agencia de marketing digital. Y todo empieza con un plan estratégico.

Marca, interacción y fidelización son algunos de los puntos a tener presente para trazar un Plan Estratégico de Marketing Digital. Es esencial analizar la situación de la empresa, externa e internamente, hacer un DAFO para conocer a fondo los puntos débiles y fuertes de esta, su target y competencia, todo esto para establecer unos objetivos e implantar las acciones adecuadas en las redes sociales correspondientes.

Para diseñar las acciones y la creación de contenidos, se ha de tener en cuenta que “las personas estamos en las redes sociales para relacionarnos, por lo tanto las marcas tienen que ser un más en el newsfeed, y conseguir ser un referente en su ámbito, ser líder de opinión ella misma, para ser seguida con atención” explica la Social Media Manager de Pluralmente Laia Olivares.

Un plan estratégico debe centrarse en  que la imagen y reputación online de una marca sean adecuadas y diferenciadoras. Laia Olivares asegura que es imprescindible saber a qué plataformas sociales se tiene que dirigir la empresa y marcar una estrategia de contenidos para cada una de estas. “Es tan importante lo qué se dice como la manera de hacerlo dependiendo de cada medio” añade Olivares.

Pero esto sólo es el principio, seguir, controlar y evaluar los resultados de la estrategia, semanal, mensual y trimestralmente, a partir de diferentes métricas definidas según los objetivos de cada marca es básico. Dependiendo de los efectos, se invertirán esfuerzos al reajustar ciertos aspectos o remodelar por completo la estrategia.