Artículo Por Raquel C. Pico Tecnología Oct 8, 2014

Los 4 cambios que la tecnología impondrá al comercio en el futuro inmediato

El futuro será mucho más tecnológico y estará más marcado por las nuevas tecnologías de lo que está el presente. Gartner, una de las consultoras que suele marcar con sus análisis el camino que seguirán las empresas en el terreno de la adopción de las nuevas tecnologías, acaba de lanzar sus predicciones sobre hacia dónde va el futuro y lo que las marcas y compañías se encontrarán a partir de 2015.

"Desde hace algún tiempo, hemos estado ante un continuo cambio en los roles que las máquinas juegan en nuestra vida cotidiana" Daryl Plummer, explica vicepresidente, distinguida analista y Gartner Fellow. "Las máquinas basadas en ordenadores están siendo usadas para crear una variedad de experiencias que amplían los esfuerzos humanos", añade, señalando que las máquinas empiezan a tomar cada vez más características de los humanos y que los humanos empiezan a ver cada vez más factible un futuro en los que las máquinas y los humanos sean compañeros de trabajo.

Las predicciones de Gartner van un poco en esa línea. El futuro de las empresas estará determinado por algoritmos y por máquinas. De hecho, la consultora considera que las empresas necesitarán en 2018 la mitad menos de trabajadores para ejecutar procesos de negocio pero un 500% más de empelados que ocupen puestos llave en negocios digitales (como podrían ser, por ejemplo, los data scientist). También bajarán los costes de negocio gracias al uso de herramientas digitales (herramientas que, aplicadas en otros campos, harán que en 2020 la esperanza de vida de los países desarrollados aumente en medio año, según Gartner).

Los negocios van a cambiar en su core, por así decirlo, y los consumidores van a ver cómo su vida se modifica y se mejora por la influencia de las máquinas. El cómo compramos también cambiará y, entre las predicciones de futuro de Gartner, hay unas cuantas sobre el impacto que las nuevas tecnologías tendrán en las experiencias de compra y en el comercio electrónico.

El auge de los asistentes electrónicos que compran solos

La previsión de Gartner es de que a finales de 2016, más de 2.000 millones de facturación en comercio electrónico llegarán vía - y de forma exclusiva - lo que llaman mobile digital assistants, es decir, asistentes de compra que hemos descargado para nuestras tabletas o smartphones.

Algunas de estas herramientas ya están en el mercado. Son, por ejemplo, las apps que llevan cuenta de nuestros hábitos de consumo de productos de primera necesidad o de droguería y lo tienen en cuenta para ofrecernos una lista de la compra a tiempo para poder reponerlos. Según las previsiones de Gartner, este tipo de asistentes se convertirán en habituales primero para la lista de la compra (serán los encargados de mantener llena la nevera) y después en compras más complejas pero basadas en previsiones y eventos fijos, como puede ser la vuelta al cole. La firma de análisis espera que el 2,5% de las ventas en m-commerce se realicen de esta manera, lo que dejará una media de gasto de 50 dólares por año.

Y la consolidación del m-commerce

Aunque las empresas aún no le están prestando toda la atención que se debe al m-commerce y al uso del móvil como herramienta de pago y compra, el futuro va a pasar necesariamente por ahí. A corto plazo, Gartner adelanta que las grandes firmas de internet como Apple y Google van a liderar un renovado interés por los métodos de pago usando el móvil, lo que va a tener un efecto dominó en el comercio electrónico móvil en general y lo va a empujar al alza.

Para 2017, las previsiones de la consultora son incluso más optimistas. Apuesta que en ese año el 50% de los ingresos de todas las compras de comercio electrónico de Estados Unidos vendrán ya del móvil. La razón de este éxito estará, primero, en la parte tecnológica. Los smartphones y las tabletas son cada vez más potentes y los fabricantes están aumentando las funcionalidades de estos dispositivos. Además, y por otra parte, las aplicaciones para ellos son cada vez más ricas y potentes y permiten mejores y más variadas experiencias de uso y de compra. Al tiempo que los usuarios más jóvenes se van incorporando a la masa de compradores del ecommerce, la masa de internautas que están familiarizados con estos dispositivos y sus modos de uso y que confían en ellos es cada vez mayor.

Se invertirá más en experiencia de compra

Las marcas no solo invertirán en crear nuevos productos y no se quedarán solo en hacer caja, también están trabajando en cómo hacer que las nuevas tecnologías mejoren la experiencia de compra o de uso de sus productos. Gartner espera que en 2015 la mitad de los productos tradicionales tenga extensiones digitales (es decir, el producto de siempre que el consumidor compra contará con un añadido digital y nativo para ese soporte). En 2017, el 50% de la inversión en productos de consumo estará destinada a ello: las empresas la destinarán a innovar en experiencia de consumo.

La explicación a este movimiento es simple y sencilla. Los mercados están cada vez más llenos de productos y más saturados y el consumidor tiene más para elegir que nunca. Para destacar frente a la competencia, la experiencia de compra y la experiencia de uso es la única fórmula a seguir. A las marcas no les queda más remedio que competir ahí.

Saber dónde está el comprador aumentará las ventas

El futuro pasará por saber muy bien el lugar en el que está el consumidor. En 2016, Gartner prevé que aumentará el número de ofertas y acciones realizadas por los vendedores basadas en los datos de localización del consumidor y del tiempo que pasan en la tienda (o el momento en el que están). En 2020, las tiendas emplearán sistemas de posicionamiento en interiores (los conocidos por IPS, según sus siglas en inglés) y conseguirán con ello buenos resultados. La mezcla entre la información que ofrecen esos sistemas y los mensajes altamente targeteados implicarán una subida del 5% en las ventas.

La localización se convertirá en uno de los elementos más importantes de la información contextual sobre el consumidor. Para saber dónde están los consumidores, las tiendas emplearán sobre todo beacons que se activarán vía conexión Bluetooth de baja energía y con los datos que reporten las conexiones WiFi (el consumidor se conecta al WiFi gratuito de la tienda y está ya fichado por ella). La localización será, por tanto, prácticamente exacta, al nivel de centímetros.

Publicado por Raquel C. Pico
Periodista especializada en marketing, tecnología y cultura. Como escritora, autora...
Recomendados
Patrocinados