PuroMarketing

No cabe ninguna duda de que las redes sociales han conquistado prácticamente a la gran mayoría de los usuarios de internet. Sin embargo, ante la actividad frenética de estos usuarios y el volumen de información compartida a través de estos medios, un enemigo ya conocido, el spam, amenaza de nuevo en su forma más vírica y perjudicial.

Redes sociales como Facebook y Twitter han sido ya victimas de multitud de ataques indiscriminados donde el spam ha sido capaz incluso de colmar la paciencia de muchos de sus usuarios. Por ello, las principales redes sociales pretenden reforzarse para mejorar y aumentar sus defensas contra un enemigo que nunca ha dejado de evolucionar y sofisticar su modus operandi, y que ahora adopta la etiqueta 'social' para convertirse en la nueva pesadilla de las redes sociales.

Atrás quedaron el spam tradicional y el correo basura. Grandes enemigos de internet que ahora adoptan una nueva forma valiéndose de las vulnerabilidades de las redes sociales para hacernos caer en el engaño con todo tipo de mensajes fraudulentos que parecen ser remitidos por nuestros contactos más directos. Y esta es principalmente la principal razón por la que el nuevo spam, prefiere moverse a través de las redes sociales, ya que a través de ellas, sus mensajes pueden propagarse de forma vírica a través de una cadena de fuentes de confianza, que además incrementa sus efectos adversos y la posibilidad de que más usuarios caigan en sus nuevas y sofisticadas trampas.

Según los expertos, las prácticas de spam a través de las redes sociales son cada día más comunes. Desde Facebook aseguran que al menos cerca del 4% de su contenido compartido es spam, y en el caso de Twitter 1,5% de todos sus tweets en 2010 fueron mensajes fraudulentos. Sin embargo desde ambas redes sociales se alerta sobre el hecho de que la cantidad de spam detectado está aumentando a un ritmo frenético, y podría convertirse en una problema de gran repercusión y alcance inclusive para el futuro de las propias redes sociales. Por ello, los equipos destinados a combatir estas campañas y ataques están siendo ampliados y reforzados.

No sólo spammers profesionales

Sin embargo, aunque cuando se menciona el término spam, solemos atribuirlo a las acciones indiscriminadas de spammers profesionales, también es cierto que existen otras formas de spam detectadas a través de este tipo de medios y donde sus preculsores, son simples usuarios que sin excesivos recursos tecnológicos ni malwares, a través de procedimientos y técnicas poco ortodoxas, buscan el beneficio propio generando todo tipo de acciones que bien podrían encajar en lo que se denomina como el nuevo 'Spam social'.

Ahora que el compartir información es finalmente entendido como más que una tendencia que puede ayudar a muchas empresas y marcas a aumentar su visibilidad a través de estos canales, asoma de nuevo la larga y estrecha sombra del spam por parte de quienes siempre han recurrido a tales técnicas. Y es que también es habitual encontrarse con usuarios que recurren a todo tipo artimañas ( mensajes en el chat, mensajes reiterados, etiquetación falsa,...) usadas de forma indiscriminada y que terminan convirtiéndose en algo más que irritable y molesto para el resto de usuarios.