PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

Las redes sociales son una extensión de nuestra actividad diaria. Gracias a ellas estamos puntualmente informados, podemos compartir contenido y además mantener el contacto con amigos y familiares.  Estas ventajas han propiciado su desarrollo y especialización, llevando a los usuarios a utilizarlas en función de sus necesidades concretas y personalidad. Así, encontramos distintos perfiles, en función del uso y aprovechamiento que hacen de estos canales 2.0:

  • Hipsters. Se caracteriza por estar a la última, aunque sin presumir de ello. Son individuos comprometidos, que han encontrado en los medios sociales el canal ideal para estar al día y poder lanzar su mensaje.
  • Ambiciosos. Desean llegar a lo más alto, y por ello dan muestras de su gran capacidad para relacionarse, y estar enterados de todo. Una actividad que se refleja especialmente en LinkedIn. 
  • Altruistas. Un colectivo especialmente reivindicativo, activo y siempre dispuesto a ayudar. Las redes sociales son una de sus principales fuentes de información, aunque prefieren compartir su contenido vía mail.
  • Conectados. Utilizan las redes sociales como el instrumento ideal para organizar su actividad social offline. Gracias a ellas pueden seguir la actividad de sus amigos, organizar eventos y encuentros y mantener un contacto permanente y fructífero con su entorno social.
  • Boomerangs. Destacan por su gran actividad en las redes sociales. Comparten información como un medio para sentirse realizados, importantes, y alcanzar así notoriedad de cara a la galería. Las redes sociales son un modo para hacerse notar, aumentar el número de contactos y, de este modo, de sus amigos 2.0. Un dato importante es que esperan la reacción de sus contactos, constantemente comprueban las interacciones, se alimentan de los comentarios, Likes y RT que generan sus publicaciones.
  • Selectivos. Para ellos la esfera 2.0 es principalmente una gran fuente de información. De ahí que estudien detenidamente su contenido y extraigan especialmente aquellos datos especialmente relevantes. Un contenido que comparten con sus contactos, bien sea a través de las redes sociales, o vía mail. 

Del mismo modo, conviene tener en cuenta las pautas de comportamiento a nivel personal, o en el trabajo, especialmente en el caso de los altos directivos. Mención aparte merecen las empresas, quienes también se han subido al carro de las redes sociales, atraídos por la posibilidad de llegar a su público objetivo.

¿Qué motivos nos llevan a compartir en los Social Media?

Conseguir información de calidad, así como de ocio y entretenimiento son los principales factores que atraen a los usuarios a las redes sociales, y mantienen su interés en ellas (94%). Por su parte, las causas benéficas están muy presenten en estos canales, donde el componente humano y social es el principal protagonista (84%). Un 78% de los usuarios actúa en los Social Media con la intención de mejorar sus relaciones sociales, o autorrealizarse (69%). Sin lugar a dudas, son un medio para desarrollar y poner en práctica sus habilidades sociales y comunicativas.

¿Cómo actuamos en las redes sociales?

Estamos permanentemente conectados, el 23% de los usuarios de Facebook consulta su perfil al menos 5 veces al día. Una actividad que han propiciado enormemente los dispositivos móviles. El 94% de los usuarios de Instagram y Facebook utiliza las aplicaciones móviles de estas plataformas sociales, junto con el 54% de los de YouTube y Twiiter. 189 millones de usuarios de Facebook únicamente accede a su perfil a través de su dispositivo de mano. 

Gran parte de los usuarios se dedican a consumir el contenido compartido por otros. Así, el 90% de la información que se comparte en Twitter está generada por apenas el 2% de los tuiteros.

La importancia de las redes sociales para los usuarios es tal que ha modificado pautas de comportamiento tan importantes como la forma en la que nos comunicamos, o el modo en que compartimos contenido,  e incluso buscamos trabajo. LinkedIn crece a un ritmo de 2 nuevos miembros por segundo, Instagram ya cuenta con 150 millones de usuarios, mientras que Facebook está próximo a alcanzar los 1.200 millones.

Una actividad que se evidencia especialmente en el caso de las generaciones más jóvenes. Los adultos de entre 18 y 34 años de Estados Unidos consumen ya más contenido audiovisual en YouTube que en cualquier cadena de televisión por cable. 

Por su parte, las empresas no han querido quedarse atrás. Ya más de un millón de marcas tiene registrado su perfil en Facebook, quien continúa siendo la reina de las redes sociales. Y es que los clientes esperan encontrar a las empresas en este escenario 2.0, y que éstas estén dispuestas a escucharles y atender sus peticiones. El 85% de los consumidores se siente más cerca de una marca cuando le sigue a través de los medios sociales. Esto revierte positivamente en la cuenta de ingresos de las marcas. Un 67% de los usuarios de Twitter prefiere comprar productos de aquellas marcas a las que sigue en esta red social. 

A pesar de que las organizaciones son conscientes de la importancia de desarrollar su presencia 2.0, sus máximos representantes todavía se resisten a ello. En cambio, el 82% de los compradores indica que confía más en una empresa cuyo CEO se muestra activo en los Social Media.Todavía el 62% de los CEOs se resiste a actuar en los Social Media, y solo un 16% interactúa en las redes sociales con sus clientes. Una tendencia que está previsto que cambie en los próximos años, llegando al 57% en 2017.

be beyondFundación GalaEventos KinépolisESERP Business & Law SchoolFlyeralarmUDIMA, Universidad a Distancia de MadridGetfluenceExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo