PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

Las redes sociales han llevado al mcommerce a otro nivel, permitiendo un proceso de venta más experiencial. Gracias a estos canales, los clientes pueden acercarse a las marcas en otro plano, conocer más detalles sobre el producto, o averiguar la opinión de otros clientes, entre otras ventajas.

Esto supone una nueva forma de descubrir productos, de interactuar con las marcas y de tomar decisiones de compra. Una ventaja que ofrece igualdad de oportunidades tanto a pequeñas como a grandes empresas; todo dependerá de su capacidad para llegar al público objetivo y ganar su confianza.

Las redes sociales han abierto un canal de comunicación bidireccional que ya no es posible cerrar. Los usuarios se dirigen a estos medios en busca de inspiración y recomendaciones a la hora de comprar. Ésta es una de las grandes ventajas de Pinterest, cuyos tablones, repletos de atractivas imágenes de productos, han hecho las delicias del público femenino, principalmente, las grandes consumidoras dentro y fuera del hogar. El 62% de estas madres compra principalmente ropa y complementos a partir del contenido que descubre en Pinterest.

El Social Ecommerce ya ha despegado, y las empresas que apuesten por él aumentarán las posibilidades de maximizar sus esfuerzos y rentabilizar su negocio. El 40% de los usuarios de redes sociales ha comprado un producto después de verlo a través de estos canales sociales. Según el informe publicado en febrero Adobe, el 23% de los consumidores afirma que compró por primera vez algún producto en base a la actividad social de los retailers, motivado por los recursos que la marca utilizó para desarrollar su presencia social (30%).

Otro canal donde las marcas encuentran día a día oportunidades para generar negocio y llamar la atención sobre sus productos es Twitter. El canal de atención 2.0 por antonomasia, y hábitat natural para los consumidores de tecnología. Gracias a la plataforma de los 140 caracteres es posible conocer la opinión de los clientes sobre una marca, así como descubrir ofertas y promociones exclusivas. 

Por ello, desarrollar una estrategia efectiva para impulsar las ventas hoy en día no es un objetivo inalcanzable, todo es cuestión de apostar por el contenido de calidad, generar engagement y dar a los clientes la oportunidad de interactuar con la marca y sus productos, y de expresar libremente sus opiniones y experiencias.

De otra parte, esta actividad social contribuye a ayudar a los indecisos. Las recomendaciones constituyen ya la primera fuente de influencia a la hora de comprar. Marketforce indica que el 80% de los consumidores tiene en cuenta principalmente las opiniones y sugerencias de su entorno cuando se trata de elegir qué producto añadir a la cesta de la compra. Según HubSpot, el 71% de los clientes está más dispuesto a comprar un producto sobre el que ha encontrado buenas referencias en Social Media. SproutSocial recoge que más de la mitad de los consumidores que utiliza Twitter recomienda algún producto a través de esta red social; además, el 48% compraron dicho producto. De ahí la necesidad de cultivar clientes satisfechos y fomentar su fidelidad, de tal modo que actúen como brand advocates y se conviertan en los mayores defensores de la marca. 

Una estrategia de Social Media Marketing constituye asimismo un medio para llegar al público objetivo más económico que la inversión en publicidad online, o en los canales tradicionales. Gracias a la monitorización en las redes sociales, las marcas pueden conocer en tiempo real las necesidades de los clientes, y actuar en tiempo y forma, así como detectar tendencias y adaptar su estrategia a la demanda actual del público objetivo.

ESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosBSM UPF Universidad Pompeu Fabra Medianzo