PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

Con la llegada de un nuevo año, no solo llega el momento de analizar qué es lo que traerá el futuro y cuáles serán las tendencias que marcarán la agenda en los meses que se avecinan. También es el momento de analizar qué ha dejado de funcionar y qué hay que eliminar. Este tipo de fechas son, al fin y al cabo, el momento del borrón y cuenta nueva.

En marketing han aparecido ya muchas previsiones de hacia dónde irá el mercado y qué tendencias dominarán en el futuro inmediato, pero ¿cuáles serán las que habrá que eliminar de la agenda? ¿Cuáles han dejado de funcionar y por tanto deberían desaparecer de la estrategia de marketing y de publicidad?

Partiendo de lo que los analistas y expertos han señalado a AdAge, que les ha preguntado justamente por este tema, se pueden identificar ciertas tendencias generales. Estos son los elementos que han dejado de tener sentido en la estrategia de marketing y que deben irse con los últimos minutos de 2019.

La muerte del influencer de medio alcance y del influencer que poco tiene que ver

Muchas son las previsiones que han aparecido en las últimas semanas sobre hacia dónde van los influencers y qué marcará la agenda en marketing vinculado a ellos. Lo que queda claro es que las cosas van a cambiar y que el marketing con influencers está llamado a evolucionar de forma notable.

Los especialistas consultados por AdAge apuntan a que este año será el del canto del cisne del influencer de medio alcance. Los muy famosos seguirán teniendo tirón y los microinfluencers serán cada vez más valiosos, pero los que se quedan a medio camino entre unos y otros dejarán de tener relevancia. Los marketeros los cambiarán por publicidad en redes sociales.

No es el único cambio que ven los expertos. También creen que el pagar a influencers solo porque tienen muchísimos seguidores para que hablen de tu marca, cuando tu marca poco tiene que ver con ellos, será cada vez más evidente que no vale para mucho y se verá como una práctica a abandonar. Cada vez se verá más claro que se necesita un influencer que conecte con tu marca de un modo real y que por tanto lo transmita a un mercado valioso.

El apagón de la personalización extrema

Durante años, los marketeros han escuchado aquello de que deben conocer muy bien a sus consumidores y que deben ajustar lo que dicen a cómo estos son y a lo que les interesan. Cuanto más exacto sea el perfil, más efectiva será la estrategia de marketing. Sin embargo, las noticias y los escándalos en privacidad han impactado de forma negativa en este trabajo. Los consumidores ya no ven del mismo modo el que las empresas los conozcan en profundidad.

Ahora ha empezado a parecer demasiado inquietante y generar reacciones negativas. Puede que se siga necesitando conocer muy bien al consumidor, pero ya no hace falta demostrarlo de forma clara. Las compañías tienen que apostar por formatos que dejen claro que son respetuosos con los datos personales.

Los datos tienen un papel más complejo

En cierto modo, además, también cambiará el modo en el que las compañías usan los datos. Ya no servirá solo para mejorar lo que se hace, sino que se aplicarán de un modo mucho más creativo y holístico a la relación con el consumidor.

El salto a las búsquedas de voz

Pasar de hacer una estrategia en SEO para búsquedas de voz ya no se puede seguir consintiendo. 2019 va a ser el último año en el que no cuidar el entorno de voz es perdonable. Las búsquedas de voz con resultados que no son los acertados tienen que llegar a su fin.

El fin de ciclo para la publicidad molesta

Aunque en los últimos años varias iniciativas han ido haciendo que la publicidad intrusiva se volviese mucho menos "bien" vista y que fuese penalizada, esta no ha desaparecido de la red. Sin embargo, los marketeros no pueden seguir permitiéndose sus efectos y su impacto en los consumidores. Muchas de las cosas que ahora mismo dominan la estrategia online se explican como respuesta a unos consumidores más saturados que nunca de una publicidad molesta y poco positiva. El anuncio que interrumpe y rompe la experiencia está llamado a morir.

El ocaso del contenido creado por los consumidores

Fue una de las grandes tendencias de principios de la década y una de las que se posicionaba como una de las grandes ventajas del entorno social. De pronto, los marketeros tenían herramientas a su disposición que permitían que fuesen los propios consumidores quienes hablasen de sus productos y de sus servicios y quienes comentasen cuáles eran sus valores. Resultaba creíble, creaba comunidad y tenía un retorno muy elevado. El poder de la comunidad se había convertido en un elemento destacado.

Sin embargo, el contenido creado por usuarios ha llegado a su momento de ocaso. No es que no tenga beneficios, es que los consumidores, como explican en el análisis, se han cansado de que les estén pidiendo contenidos para beneficiar a las marcas. En vez de pedir a los consumidores que creen el contenido, lo harán con los influencers.

Fundación GalaEventos KinépolisESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo