Consultoría de Branding Personal y Reputación Online. Social Media Manager de @Ready4Social. Periodista...
PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

El amor que profesamos a nuestro teléfono inteligente nos lleva a temblar ante la sola idea de perderlo. Según recoge el estudio de Wilson Electronics, la mayoría de los usuarios en Estados Unidos tiene miedo de perder su smartphone, o de poder quedarse sin él.

Y esto sucede no solo ante la imposibilidad de no poder llamar a nadie, sino de permanecer incomunicados también a través de internet, tanto en relación a nuestros amigos, como del resto del mundo.

Se estima que existen 1.400 millones de smartphones en el mundo, un dispositivo al que dedicamos una media de 2 horas al día, distribuidas en pequeñas acciones, que nos llevan a consultar hasta 150 veces nuestro teléfono inteligente, como es el caso de los españoles.

comScore destaca a Facebook y YouTube como las apps más utilizadas en nuestro dispositivo inteligente. Dos canales que nos permiten estar permanentemente conectados con nuestro entorno más cercano, así como enterados de lo que sucede a nuestro alrededor. Un privilegio del que nos veríamos privados, si no tuviéramos la posibilidad de utilizar nuestro smartphone.

Por su parte, el estudio de Wilson Electronics, muestra que las consecuencias de no tener a mano nuestro smartphone se traducen en ansiedad, especialmente en el caso de las mujeres (70% vs 61%). Sin embargo, el 47% de los varones cuenta con 2 dispositivos móviles, frente al 36% de las mujeres.

Asimismo, esta dependencia ya tiene nombre, nomofobia. Un trastorno que afecta especialmente a las generaciones más jóvenes, como es el caso del 77% de los jóvenes de entre 18 y 24 años, así como del 68% de los que tienen entre 25 y 34 años.

En general, el 72 de los usuarios de smartphone admite que procuran tener cerca su smartphone la mayor parte del día.

Los dispositivos móviles han venido a evidenciar la adicción a internet; favoreciendo el acceso permanente. Estos usuarios necesitan constantemente acceder a sus perfiles sociales, controlar lo que sucede en su entorno; es su panacea. Según la infografía de Frontrange, el 66% de los usuarios admite que no podría pasar un día entero sin su smartphone. La adicción al smartphone es una realidad con la que convivimos a diario. El 84% de los usuarios conoce este trastorno; un 71% conoce a un familiar o amigo que podría estar afectado por él. Incluso el 52% se ha planteado la posibilidad de que pueda padecerla.

Definitivamente, estamos sumergidos en un bucle que nos lleva irremediablemente a permanecer conectados. El temor a perdernos algo nos impulsa constantemente a comprobar las notificaciones, que además tenemos en la palma de la mano. Sin embargo, esta adicción es reversible. Pese a que a priori no nos imaginaríamos nuestra vida sin smartphone, es cuestión de proponérselo, de intentar pasar sin él, y cubrir esa necesidad imperiosa con actividades alternativas, que nos alejen de la vorágine de seguir la incesante actividad que se produce a nuestro alrededor.

Consultoría de Branding Personal y Reputación Online. Social Media Manager de @Ready4Social. Periodista...
be beyondFundación GalaEventos KinépolisESERP Business & Law SchoolFlyeralarmUDIMA, Universidad a Distancia de MadridGetfluenceExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo