PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

Aunque se afirma que Google Plus es una de las plataformas más grandes de todo el ecosistema digital en la red, la realidad en el uso de la misma es otra.

Según los datos proporcionados por Umpf.co.uk , Google Plus es la segunda red social, con 170 millones de usuarios, sólo superada por Facebook, con más de 900 millones de usuarios registrados. Le siguen la red social para profesionales, LinkedIn, con 161 millones de usuarios y la red social de microblogging Twitter, con más de 140 millones de tuiteros.

No obstante, el volumen de usuarios no parece lograr que la plataforma social de Google se consolide como tal, aunque es fundamental su uso, tal y como muchos expertos afirman, por el SEO.

Podemos afirmar que Google Plus no está consolidada como red social por el simple hecho de que la función primordial de una de estas plataformas es compartir información, y, el volumen de la misma presente en ella, no es lo que se esperaba. Así, la primera plataforma social en cuanto al volumen de información compartida en ella es la red social de Dick Costolo, Twitter, con 197,3 seguidores, calculados sobre una base de 100 mil usuarios, que comparten información. Le sigue muy de lejos la red profesional  de Mark Zuckerberg, con 41,8 usuarios que utilizan la plataforma social para compartir información. El tercer lugar de este ranking lo ocupa LinkedIn con 15,2 usuarios que comparten contenidos, y, cierra la clasificación la red social de Google, Google Plus, con seis usuarios.

Esto supone que todas las redes sociales tienen una diferencia porcentual con Google Plus, así, de menor a mayor porcentaje, LinkedIn la supera en un 2,5%, Facebook en un 7% y Twitter en un 33%.

La razón puede radicar en que la información se transmite por Twitter de forma inmediata y en tiempo real, por lo que el flujo de la misma es mucho mayor. En las demás plataformas, no es así. Por ejemplo, Facebook se considera por parte de los mismos usuarios una manera más de estar en contacto con los conocidos y familiares, por lo que la información es mucho menor.

Podemos afirmar que los contenidos relacionados con Business son los más compartidos en Google Plus, con un 2,6, mientras que los de los sectores más denostados son el de la salud, con un 0,4 y el entretenimiento, con un 0,8. No obstante, aunque las estadísticas no acompañen a Google Plus, ofrece grandes ventajas, como por ejemplo, que es la plataforma mejor indexada por el buscador de Mountain View, y, si tenemos perfil en ella, nos aseguramos una mayor visibilidad.

También ofrece una experiencia limpia de usuario, siendo fácil compartir y calificar el contenido compartido por otros, así como poder clasificar a los usuarios en diferentes círculos de forma sencilla. Aunque son muchos los que dan a Google Plus por muerto, este muerto está muy vivo, y sigue siendo muy importante para todos los profesionales del Social Media.

Sin embargo, quizás el gran problema sea que simplemente Google Plus llegó tarde y como una apuesta obligada del gigante de internet para no perder la estela de la denominada "moda de las redes sociales". Y lo cierto es que ante el temor de que el gran éxito de Facebook terminará con su hegemonia en la red, Google no ha podido cambiar los hábitos y tendencias de los usuarios cuyas redes de contactos ya estaban establecidas en otras redes sociales como Facebook y tampoco ha conseguido diferenciarse lo suficiente como para que de forma masiva y no "casi" obligada optaran por el cambio.

Habrá quienes consideren o utilicen el pretexto de que Google Plus no es realmente una red social, pero lo es y si hubiera salido triunfante y victoriosa en su intento frustrado bien lo hubiera reconocido y proclamado a los cuatro vientos. Para muchos, Google Plus es ya casi una nueva ciudad fantasma de la era digital de nuestro siglo, y diferentes análisis y estudios apuntan en esta dirección al definirla como tal. Un lugar donde la interacción es escueta y veces frustrante en comparación con la actividad frenética de otros sitos como Twitter, cuyos usuarios han logrado la medalla de oro al feedback compartiendo información y contenidos.

Ni siquiera la relevancia de sus acciones sociales sobre la indexación de su buscador parece suficiente razón para los usuarios de la red. Google arrastra con ello otro de sus múltiples intentos por triunfar donde otros ya lo hicieron, pero esta vez su chequera no dispone del fondo suficiente como para comprar al gigante de las redes sociales y hacerlo suyo.

El horizonte de esperanza para Google puede mostrar algo de luz tras la paciencia. Y es que es sabido que aunque Facebook sigue dominando este mercado, para muchos ya no es lo que era, para otros tantos se ha convertido en irrelevante  aburrido y para el resto es su simple pasatiempo. Esto no implica que muchos encuentren en la gran red social una herramienta útil e interesante, pero el "efecto de cansancio" se ha ido incrementando con el tiempo entre muchos de sus usuarios y como todos sabemos, en internet no es nada extraño ver de caer torres realmente altas.

Es por ello que Facebook busca de forma incansable mil y una forma de rentabilizar sus esfuerzos probando diferentes y múltiples modelos de negocios. Algo que por el contrario Google ha tenido bastante claro desde hace muchos años, aunque ahora con el ojo puesto sobre los movimientos de todas las redes sociales en el ámbito publicitario. En este campo de batalla Google no está dispuesto a ceder terreno, ni está dispuesto a caer derrotado. Este es quizá o con toda seguridad el gran talón de Aquiles del poderoso Google. El único punto débil por donde atacar a la bestia, puesto que perder la hegemonía del mercado de la publicidad online podría suponer un fuerte y duro revés.

Haciendo comparaciones, no nos resulta difícil comprobar como Google siempre ha tenido margen para las estrategias de ensayo y error. Sin embargo, el futuro de Facebook depende de consolidar modelos de negocio que ahora están emergiendo y siendo probados. Mientras tanto, Google parece esperar paciente su turno. Quizás tengan claro que las redes sociales no sean realmente el futuro. Y que igual que llegaron terminarán marchando como lo hicieron otros grandes de la red. Que osadía! pero... ¿Recuerdan MySpace? o el popular Messenger. Quizás la cuestión o la estrategia se reduzca a dejar pasar el tiempo y esperar la llegada de un éxodo o tal vez un final anunciado. Como en la vida misma!

Sea como fuere, no podemos decir que Google Plus sea un notable éxito o afirmar que haya sido un auténtico fracaso. Las comparaciones pueden resultar odiosas, pero lo que si es seguro, es que no ha logrado alcanzar el impacto ni los resultados esperados. La red social de Google con sus grades virtudes parece haber quedado en un estado intermedio. Una especie de Limbo del que salir podría parecer toda una proeza. Un lugar donde el futuro es mucho más incierto.

Aun así tras de todo ello, se esconde un gigante que dudamos mucho deje de innovar y ofrecernos nuevos y mejores servicios y herramientas más allá de las redes sociales. Esta no será la historía de la caída del último imperio o ¿Si?

Social Media Consultant Community Manager,Content Manager y Blogger Profesional
be beyondFundación GalaEventos KinépolisESERP Business & Law SchoolFlyeralarmUDIMA, Universidad a Distancia de MadridGetfluenceExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo