PuroMarketing

La feria mantiene sus previsiones de celebración en junio, pero en los últimos días ha aumentado el número de compañías que anuncian que no asistirán
¿La historia se repite? Las cancelaciones de empresas y asistentes al Mobile World Congress 2021 continúan

En 2020, el primer indicador tangible de que algo gordo se avecinaba en España fue la cancelación del Mobile World Congress (MWC). La feria es uno de los encuentros más importantes globales de telecomunicaciones y tecnología y se celebra año tras año en Barcelona, atrayendo a los más importantes players de esas industrias y convirtiéndose en un foco para comprender cuáles serán las tendencias que marcarán el futuro.

El año pasado, los asistentes a la feria empezaron a anunciar que se retiraban con cuentagotas, incluso cuando en España todavía no había casos del coronavirus. Finalmente, y ante la caída de muchos de sus grandes protagonistas, la organización anunció que el congreso no se celebraría en 2020. Un par de semanas más tarde, España entraba en confinamiento.

No es difícil ver paralelismos entre la situación en la que se encuentra ahora el congreso y la que vivía hace ahora ya algo más de un año. En 2021, el MWC era uno de los eventos que se habían ya fijado en la agenda. Sus organizadores han puesto como fecha para el encuentro el cierre de junio y el principio de julio, posiblemente con la previsión de que para entonces todo el mundo estaría vacunado (como ha ocurrido con tantas actividades). Sin embargo, la realidad no ha ido como estaba previsto. Junio no parece todavía un potencial mundo sin coronavirus y las empresas empiezan a dar muestras de rechazo ante la agenda.

Las primeras cancelaciones de asistentes al Mobile se produjeron la semana pasada. Ericsson y Nokia adelantaron que solo participarían de forma telemática por precaución ante la pandemia. Fue la primera señal de estrés, pero desde entonces - y a lo largo del fin de semana - más grandes marcas han empezado a caerse de la proyección de asistentes.

Oracle ha confirmado a Europa Press que no asistirá a la feria de forma presencial, poco después de que lo hiciese Facebook. La lista incluye ya, por tanto, a Ericsson, Nokia, Sony Mobile, Oracle y Facebook, aunque podría ser más larga. Un pequeño medio británico también señala que BT no enviará delegados a la feria.

Faltan las reservas hoteleras

Pero que el Mobile tiene problemas no solo se ve en las cancelaciones anunciadas, también en los datos que se recogen a pie de calle en Barcelona. La feria ha sido, tradicionalmente, un maná para la industria hotelera. Las habitaciones se reservan a toda velocidad, se pagan barbaridades por ellas y encontrar en el último minuto dónde dormir es imposible. A estas alturas del año, y a tres meses de su celebración, la industria hotelera no está viendo nada de movimiento.

"Todavía no tenemos reservas para el Mobile", señala Manel Casals, director general del Gremi d'Hotels, a Economía Digital, añadiendo que "a estas alturas lo normal es que estuviéramos con el cartel de completos". Casals no cree que esto deba leers como un síntoma de la cancelación del congreso, pero sí como una confirmación de que no tendrá el volumen de asistenes esperado. Para las industrias derivadas que tenían en el Mobile una potencial bomba de oxígeno, esto son malas noticias.

Para el calendario de eventos y congresos previsto para 2021, también. Las grandes operadoras de telecomunicaciones, que en esta feria son las piezas clave, están haciendo presión para que la celebración del Mobile se pase a octubre, por mucho que esto implique asumir ciertos costes por alterar el calendario. Temen que en verano caiga de una manera abrupta el número de asistentes y que la feria pierda su brillo.

Lo que tienen claro es que no quieren que se repita el descontrol del año pasado, o al menos eso es lo que se desprende de lo que publican los medios que han recogido filtraciones, como El Independiente, cuando la feria dio bandazos hasta el último momento.