PuroMarketing

El inbound marketing es una pieza clave para reforzar la estrategia online de la marca, constituyendo un activo cada vez más valorado.

Este moderno concepto creado por el  fundador de la empresa norteamericana Hubspot, Brian Halligan allá por el 2009,  adquirió una nueva dimensión cuando fue rebautizado por Oscar Del Santo como ‘Marketing de Atracción 2.0’ por su potencial aplicado a las estrategias y nuevas tendencias del Marketing online.

Para dar fe de ello, Hubspot acaba de lanzar la quinta edición de su Informe Anual sobre el estado del Inbound Marketing.El estudio, realizado sobre una muestra de cerca de 3.300 profesionales de la comunicación, agencias y CEOs, distribuidos entre 128 países pretende reflejar la incidencia del marketing de contenidos en la estrategia de marketing dentro del panorama global.

El informe incluye las prácticas que están llevando a cabo las empresas, cómo medir el retorno de su inversión en este tipo de acciones y qué otros beneficios está aportando a las empresas:

El 41% de los marketers verifica la efectividad de este tipo de acciones, especialmente el 82% de los marketers que recurre al blogging como estrategia diaria para aportar contenido de valor a sus usuarios. 

El ratio de conversión web obtenidos gracias al inbound marketing fue el doble que el conseguido con las acciones outbound. 

El 34% de los leads generados en 2013 fueron fruto del inbound marketing. Los encuestados indican que consiguieron derivar un 54% más de contactos al funnel que con los leads tradicionales.

El informe refleja una firme apuesta por el inbound marketing. El 50% de las empresas ha aumentado su presupuesto destinado a inbound marketing. Actualmente, un tercio del presupuesto total se destina a este tipo de acciones, lo que supone un 11% más de lo que se destina a otras acciones de marketing digital, como los banners o el mailing. 

Además, se aprecia un giro en la estrategia de comunicación, centrada en el usuario. El 50% de los encuestados indica que el cliente es el eje central de sus acciones; otro 25% indica que su prioridad es alcanzar a su público objetivo. Todo ello pasa por esforzarse en conocer al cliente, saber cómo piensa y conseguir empatizar con él.

Como asignatura pendiente, resta la medición efectiva del ROI. Pese a poder apreciar resultados positivos, las marcas todavía han de esforzarse por medir la repercusión de sus acciones. El 25% de los encuestados reconoce esta debilidad y se ha fijado como objetivo prioritario, aunque indica que su principal problema es la dificultad de contar con las herramientas adecuadas.