Artículo Marketing

Del Marketing a la Propaganda: Cómo son utilizados para influir y cambiar el rumbo de la historia y la sociedad

El marketing sigue desempeñando un papel significativo en nuestra vida cotidiana, siendo una herramienta esencial para llegar a audiencias y consumidores en un mundo cada vez más conectado

Por Redacción - 9 Noviembre 2023

El marketing y la propaganda, dos conceptos íntimamente ligados por su enfoque en la comunicación persuasiva, desempeñan un papel crucial en la sociedad contemporánea. Aunque a menudo se utilizan de manera intercambiable, es esencial comprender las diferencias fundamentales entre ambos y su impacto en la historia y la sociedad en general.

Para diferenciar y aclarar ambos conceptos, señalar que el marketing, como disciplina, se centra en promover productos, servicios o marcas con el objetivo de aumentar las ventas, atraer clientes y generar beneficios económicos para una empresa o entidad. Su audiencia está dirigida a un público específico, aquellos interesados en un producto o servicio particular. El marketing se rige por prácticas éticas y legales, fomentando la transparencia y la honestidad en su comunicación con los consumidores. Su enfoque principal radica en satisfacer las necesidades y deseos del cliente, además de la construcción de relaciones a largo plazo con los mismos. Por su lado, la propaganda se emplea para influir en la opinión pública y en el comportamiento de las personas en una dirección particular, ya sea para promover una ideología, un gobierno, una causa política, una creencia o una agenda específica. En muchas ocasiones, la propaganda recurre a estrategias manipulativas, engañosas o de persuasión intensa, lo que suscita cuestionamientos éticos. En este caso, la propaganda no necesariamente se enfoca en satisfacer las necesidades del cliente, sino en promover una idea o agenda particular.

La principal distinción entre marketing y propaganda radica en sus objetivos y enfoques. Mientras que el marketing busca promover productos y servicios con fines comerciales, la propaganda aspira a influir en la opinión pública o en la adhesión a ciertas ideas o causas. Ambos emplean técnicas de comunicación persuasiva, pero su propósito y ética pueden variar significativamente.

A lo largo de la historia, el marketing ha demostrado ser una herramienta poderosa para influir en la percepción pública, la toma de decisiones y el comportamiento de las personas.

Aunque rara vez es el único factor que causa un cambio importante en la historia, ha contribuido significativamente en diversas ocasiones. Un ejemplo destacado es el movimiento por los derechos civiles en los Estados Unidos, donde el marketing se utilizó para difundir un mensaje de justicia y igualdad. El objetivo era influir en la opinión pública y obtener apoyo para el movimiento, promoviendo un cambio social positivo.

Otro caso ejemplar es la campaña antitabaco, en la que el marketing se empleó para concienciar sobre los peligros del tabaco. La meta era reducir el consumo de tabaco y mejorar la salud pública. Nuevamente, el marketing se utilizó para promover un cambio social positivo y contrarrestar a la presión publicitaria y el propio marketing que durante años se utilizó para promover el consumo de este tipo de productos en la sociedad.

En el ámbito del movimiento ecologista, el marketing se utilizó para concienciar sobre la crisis ambiental y motivar a las personas a tomar medidas para proteger el medio ambiente, lo que demuestra su capacidad para impulsar cambios en la sociedad en beneficio del bienestar general. Sin embargo, es importante destacar que el marketing como propaganda, también se ha utilizado para promover agendas políticas o comerciales. En estos casos, el marketing se convierte en una herramienta para influir en elecciones, promocionar productos o servicios, o difundir una ideología particular.

Sin embargo, el marketing no se limita a la promoción de productos y causas sociales; también desempeña un papel crucial en la difusión de la tecnología, lo que ha contribuido a cambios significativos en la historia. En la era digital, las campañas de marketing han sido fundamentales en la adopción de nuevas tecnologías, como la popularización de computadoras personales, teléfonos inteligentes o redes sociales. Estas estrategias han transformado la forma en que las personas se comunican, trabajan y realizan negocios, alterando significativamente el curso de la historia en términos de avances tecnológicos y cambios culturales.

Marketing y la obsolescencia programada: De la innovación a la fecha de caducidad

El marketing y la obsolescencia programada son dos fuerzas poderosas que han dejado una huella indeleble en la historia al transformar la forma en que se fabrican, promocionan y consumen los productos. Juntos, han influido en la dirección de la economía, el comportamiento del consumidor y la producción de bienes, cambiando el rumbo de la historia de varias maneras significativas. La promoción de la obsolescencia programada a través del marketing ha llevado a la creación de una cultura de consumo masivo.

Los fabricantes diseñan productos con una vida útil limitada, lo que genera una demanda constante de nuevos productos. El marketing ha desempeñado un papel fundamental en la persuasión de los consumidores para que actualicen y renueven sus productos constantemente, enfatizando el estatus, la novedad y la modernidad de las versiones más recientes. Este cambio hacia el consumismo ha tenido un impacto profundo en la economía global.

Propaganda y Marketing en Tiempos de Conflicto

Durante tiempos de conflicto, la propaganda y el marketing se convierten en instrumentos esenciales para los actores involucrados, ya sean gobiernos, grupos militantes o incluso empresas que pueden beneficiarse de la situación. Estas herramientas de comunicación desempeñan un papel fundamental en la gestión de la percepción pública y en la movilización de recursos, tanto humanos como financieros, que son cruciales para el desarrollo de las operaciones militares y el logro de los objetivos estratégicos.

La propaganda en tiempos de guerra busca moldear la percepción pública, tanto en el país de origen como en el extranjero. Su objetivo es crear una narrativa que justifique la guerra, presente al enemigo como una amenaza y motive a la población a apoyar los esfuerzos bélicos. A menudo se vale de estrategias emocionales y de persuasión intensa para lograr estos objetivos. Los carteles, los discursos, las películas y las campañas mediáticas se utilizan para transmitir un mensaje coherente y movilizador. De igual forman, también suele ser utilizada como una herramienta de desinformación, donde se difunden noticias falsas o se tergiversa la verdad para confundir al enemigo o socavar su moral. Durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial, por ejemplo, se crearon historias falsas para confundir a los enemigos sobre las intenciones y los movimientos de las fuerzas aliadas.

Medios, los grandes altavoces del Marketing y la Propaganda

En un mundo donde la comunicación ejerce un poder sin precedentes, los medios de difusión han surgido como vehículos esenciales para la transmisión de mensajes persuasivos. La Radio, con su alcance significativo, se erige como un eficaz medio tanto para la propaganda como para el marketing. A través de la historia, la propaganda radiofónica ha influido en eventos cruciales, como la Segunda Guerra Mundial, donde los gobiernos utilizaron este canal para difundir sus mensajes. Hoy en día, la radio continúa siendo una plataforma propicia para la promoción de causas políticas e ideológicas, así como para la divulgación de mensajes religiosos. Paralelamente, el marketing en la radio despliega su potencial al promocionar productos, servicios y marcas mediante anuncios breves y concisos que cautivan a los oyentes con imágenes auditivas y efectos sonoros. La fórmula se repite en la Televisión, utilizada de forma habitual para difundir o promover causas políticas o ideológicas, así como para la divulgación de mensajes religiosos. Paralelamente, el marketing en la televisión se concreta a través de anuncios de televisión.

El Cine también ha tenido un papel relevante como canal para la propaganda y marketing. A lo largo de las décadas, la propaganda cinematográfica ha sido una práctica común, siendo empleada en contextos históricos como la Guerra Fría para transmitir mensajes anticomunistas. En el presente, el cine continúa siendo efectivo para la promoción de causas políticas o ideológicas, con grupos ecologistas que utilizan esta vía para difundir mensajes relacionados con el medio ambiente. En contraste, el marketing en el cine se materializa principalmente a través de tráilers o estrategias de branded content entre otras. Asimismo, es relevante señalar que, en la era digital, las redes sociales han surgido como un poderoso medio para la propaganda y el marketing, transformando la forma en que se comunican y transmiten mensajes persuasivos en todo el mundo. Por ejemplo, las redes sociales desempeñaron un papel fundamental en las elecciones presidenciales de 2008 de Barack Obama.

La campaña de Obama fue una de las primeras en aprovechar el poder de las redes sociales para llegar a un público amplio y diverso. Aquella campaña tuvo un éxito notable en el uso de las redes sociales. El uso de las redes sociales por parte de la campaña de Obama fue un factor importante en su victoria. Las redes sociales le permitieron a la campaña llegar a un público amplio y diverso, ganar apoyo financiero y movilizar a los votantes.

Marketing y Propaganda: su Rol en la actualidad

El marketing sigue desempeñando un papel significativo en nuestra vida cotidiana, siendo una herramienta esencial para llegar a audiencias y consumidores en un mundo cada vez más conectado. Su influencia se hace evidente en la movilización de la población en eventos cívicos y sociales, como elecciones y campañas de concienciación. Las estrategias de marketing político y social utilizan técnicas persuasivas para llegar a una audiencia diversa y movilizarla en torno a cuestiones de importancia.

Además, el marketing se ha convertido en una herramienta eficaz para generar conciencia sobre asuntos sociales cruciales. Campañas de marketing se centran en temas como la igualdad de género, la diversidad, el cambio climático y la salud pública. Estas campañas utilizan mensajes creativos y emotivos para educar al público sobre cuestiones críticas y motivar la acción. El marketing tiene la capacidad de apelar tanto a la emoción como a la razón para persuadir a las personas sobre la relevancia de abordar estos problemas.

A pesar de su utilidad, es importante reconocer que tanto el marketing como la propaganda, no siempre se utilizan para promover cambios positivos en la sociedad. En algunos casos, se ha empleado de manera cuestionable para influir en la población y promover agendas políticas o comerciales que pueden entrar en conflicto con el bienestar público. Estrategias que recurren a la persuasión intensa y tácticas éticamente dudosas pueden socavar la integridad de la información y la toma de decisiones informadas. Por lo tanto, surge una creciente preocupación por la ética y la transparencia en el uso del marketing y la propaganda en la sociedad contemporánea.

Más Leídos
Semanal
Mensual
Anual
Contenidos Patrocinados
ADS
Promocionados